UP

-    Escrito por blank

Aislantes termicos para techos, paredes y ventanas

Si estás haciendo obras en casa o de hecho es una casa de nueva edificación es necesario que pienses en los aislantes que te permitan mantener la temperatura dentro de tu hogar y además aislarle de ruidos innecesarios. Es por ello que os hablamos ahora de los que son aislantes termicos para techos, paredes y ventanas.

Los aislantes térmicos son siempre muy necesarios en las casas si bien permiten que no sólo conservemos la temperatura sino que conseguiremos además el no sufrir corrientes de aire por lo que es necesario que podamos reforzar puntos que serán estratégicos como las paredes, los techos y las ventanas.

Aislantes térmicos para el techo:

El techo es quizás una de las primeras zonas que debemos proteger con una aislante térmico ya que si tenemos un buen aislante podemos llegar a reducir hasta un 35% el gasto de calefacción. Existen varios materiales que actúan como aislante térmico para esta zona, nosotros destacamos tres de ellos:

  • Láminas o rollos.
  • Pinturas especiales.
  • Techos de césped.

Vamos ahora a comentar cada uno de ellos, en qué consisten y cuál es su objetivo principal.

Comenzamos la lista de ailantes térmicos para paredes con láminas o rollos. Este tipo de aislantes que se colocan a partir de láminas se componen de fibra mineral como lana de piedra o fibra de vidrio y que ayudará a que además de aislar la temperatura, podamos protegernos de incendios y de ruidos externos.  Estas lanas constituyen una estructura muy ligera y son el aislante más utilizado en la UE, ya que están realizados de productos naturales, transformados mediante el proceso de producción. Como podéis comprobar, es una buena opción si dentro de nuestros objetivos está el cuidar del medio ambiente en la medida de lo posible y si buscamos esa protección especial contra incendios y exceso de ruido.

Por otro lado, cabe destacar la existencia de pinturas especiales. Los ambientes cálidos pueden contar con un tipo de aislante para el techo que se consigue a base de una pintura especial que refractan la luz solar y que hacen que el calor se desvíe a otro punto. Debido a esto, la temperatura del techo se verá reducida y el calor repartido o expulsado según en qué ocasiones.

Y por último, dentro de nuestras propuestas en aislantes térmicos para techos, son los techos de césped. Esta es otra solución que está en nuestra mano, y no es otra que la de contar con plantas o césped en el techo. ¿Qué se consigue con esto? Pues que se mantenga el fresco en esta zona a tratar. Este tipo de aislantes está muy recomendado para casas ubicadas en lugares de climas muy cálidos, para así mantener el frescor del techo. Sin embargo, deberemos tener en cuenta la humedad que un césped o las plantas puedan ocasionar, por lo que no olvidaremos colocar un aislante para esta humedad que queremos evitar.

Aislante térmicos para las paredes:

El aislante que elijamos para aislar la pared debe ser el adecuado para que se mantenga la temperatura deseada ya que podemos equivocarnos y no conseguir el efecto deseado. Así, encontramos diferentes aislantes y, como digo, según nuestro objetivo (el que va más allá de aislar las paredes), echaremos mano de uno u otro. Seleccionamos cinco tipos de aislantes térmicos para paredes:

  • Estuco sintético.
  • Ladrillos huecos.
  • Hormigón.
  • Lona plástica.
  • Aislamiento de vertido.

Vamos a hablar ahora de cada una de ellos.

Con respecto al estuco sintético podemos decir que este tipo de aislante de pare consisten en varias capas entre las que se inserta una tabla que es un aislante que viene reforzado por un tejido metálico de fibra de vidrio y la aplicación de una sustancia acrílica resistente al agua. Reduce mucho las filtraciones de aire y es uno de los aislantes más novedosos que se dan actualmente.

En lo que atañe a los ladrillos huecos, es bueno saber que este tipo de sistema es para los profesionales el mejor de todo como aislante de pared ya que garantiza que el aire frío o caliente tarden más en atravesar paredes densas y pesadas. A través de los huecos es cuando se consigue el aislamiento que permite que en verano se conserve el fresco y que en invierno se aguante la calor.

Otro de los aislantes térmicos por excelencia es el hormigón. El hormigón tiene como característica que consigue concentrar la calor para después distribuirla por la casa.  De este modo las casas con hormigón precisan de aislantes como perlita y polietileno expandido.

aislantes-termicos-para-techos-paredes-y-ventanas-hormigon

El cuarto de los aislantes térmicos para paredes de los que hemos comentado es la lona plástica, recomendable para proteger las paredes de la humedad. Es bueno saber que para su instalación se requiere de un profesional ya que se debe introducir dentro el material con el que se construyó la pared, por lo que si no queremos acarrear con consecuencias mayores, lo mejor será acudir a quien nos ayude para conseguir nuestro objetivo sin que este se vea en peligro.

Y por último, pero no por ello el peor de los aislantes disponibles, es el aislamiento de vertido. Es muy fácil de utilizar y una muy buena opción como aislante. ¿En qué consiste este aislante? Bien, el aislamiento de vertido consiste en un  líquido que se puede instalar soplándolo con un equipo neumático o vertiéndolo en los espacios entre las vigas del techo. Conviene evitar que el aislamiento llegue las ventilaciones que generen calor, como luces alógenas, que se deben proteger para que no las alcance el vertido.

Aislantes térmicos para las ventanas:

Las ventanas es quizás de las zonas más sencillas a la hora de conseguir aislarlo. Bastará con instalar unas tiras autoadhesivas que se fijan sencillamente en las ventanas, y que impiden que pase el frío, así como el aire y el calor.

Este tipo de tiras autoadhesivas tienen fecha de caducidad. Para cambiarlas, basta con levantar las viejas con agua caliente y limpiar la zona antes de instalar las nuevas.

aislantes-termicos-para-techos-paredes-y-ventanas-tira-adhesiva

Sin embargo, lo que parece primordial a la hora de hablar del aislamiento de las ventanas, será empezar por lo básico, y es colocar doble ventana. Muchos se preguntan para qué sirven este tipo de estructuras, y es sencillo explicarlo: la doble ventana actúa de aislante, tanto del frío como del calor y el ruido.

Sin embargo, este tipo de ventanas deben tener un buen cierre, como lo que hablábamos de las tiras adhesivas para impedir que el sonido o la temperatura penetren en la habitación. Además, deben permanecer ambas ventanas cerradas, pues tener la de fuera abierta puede darnos esa sensación de frescor que, si no es eso lo que deseamos, al final nos resultará molesto.

¿Lo mejor? Al cerrar las ventanas no oirás nada, absolutamente nada de la calle, algo que se agradece sobre todo en ciudades donde el tráfico puede llegar a ser muy molesto.

Videos de aislantes térmicos de techo, paredes y ventanas:

Os dejamos a continuación con una serie de vídeos en los que veréis cómo se colocan estos aislantes en techos, paredes y ventanas, y qué materiales son necesarios para la correcta colocación.

Otros artículos de interés en Espaciohogar: