5 tips a tener en cuenta para lavar un edredón de plumas

Seguro que si estás leyendo este post es porque tienes un edredón de plumas o de plumón en casa y no sabes cómo lavarlo. No te preocupes, porque no eres la única persona que tiene esta duda. Es más, la pregunta de cómo lavar un edredón de plumas es más frecuente de lo que imaginamos.

Si has decidido comprar un edredón de plumas es porque apuestas por el confort y el buen descanso. Además, con buenos cuidados no es necesario lavarlo a menudo. Con lavarlo una vez al año es suficiente para mantenerlo limpio, a no ser que hayas tenido un percance.

Lo ideal es lavar el edredón cuando hacemos el cambio de estaciones frías a cálidas, antes de guardarlo en el armario.

Pero, es cierto que al ser una prenda delicada y de gran volumen se nos hace de noche cada vez que tenemos que lavarlo, ya que podemos dañarlo con facilidad si no lo lavamos y secamos correctamente.

Por eso en este post vamos a sacarte de dudas y vamos a explicarte cómo lavar un edredón de plumas y de qué opciones dispones para poder hacerlo. ¡Atentos!

Opciones para lavar el edredón de plumas o de plumón

Antes de ponerte a lavar el edredón, debes saber las opciones que tienes para lavarlo, ya que en ocasiones es demasiado grande y voluminoso hasta el punto de no caber en nuestra lavadora doméstica. A continuación, te contamos qué opciones tienes:

  • Lavar el edredón en la lavadora doméstica.
  • Lavar el edredón en la bañera (en el caso de tener una bañera grande).
  • Lavar el edredón en un autoservicio de lavado público (dispones de muchos actualmente).
  • Lavar el edredón en un servicio profesional o tintorería.

Según tu situación y el tamaño de tu edredón tendrás que elegir entre estas cuatro opciones.

Pasos a seguir para lavar el edredón de plumas o de plumón

1. Busca una lavadora grande

Este punto quizá sería el más cómodo para ti, ya que todo queda en casa. Pero a veces nuestra propia lavadora no es lo suficientemente grande para lavar nuestro propio edredón.

Para saber si puedes lavar tu edredón en casa, sólo tienes que meterlo en el tambor y observar si no se llena por completo y si se queda una cierta holgura. Es importante no meter el edredón a presión en la lavadora, ya que corres el riesgo de dañar su tejido.

Por eso, si ves que es el caso, es mejor buscar una lavadora más grande. Como ya hemos mencionado dispones de lavanderías o de autoservicios de lavados. A día de hoy raro es no encontrar uno en tu ciudad.

Tanto el autoservicio como la lavandería cuentan con lavadoras de tamaño industrial idóneas para el lavado de este tipo de prendas.

2. Comprueba que no tenga agujeros

Este punto es muy importante para evitar pérdidas de relleno. Con el uso, es posible que haya alguna parte que se haya descosido o rasgado. Revisa el edredón a fondo para estar seguro de que está correctamente.

En el caso de encontrar un agujero o un rasgado puedes repararlo fácilmente con hilo y aguja. ¡Demuestra tus dotes de costura!

3. Sigue las instrucciones del lavado del fabricante

Antes de lavarlo echa un vistazo a las etiquetas del edredón. La mayor parte de los edredones las tienen. En ellas podrás ver sus recomendaciones de mantenimiento a través de iconos.
Suelen indicar cómo lavar el edredón de plumas, a cuantos grados lavar el edredón, si se puede planchar o no, si se puede lavar en seco, si se puede secar en la secadora o al aire libre y si admite lavado a mano.

En algunos casos también aparece la recomendación del tipo de programa que hay que lavar y si se puede usar lejía.

4. Utiliza detergentes suaves para ropa delicada

Para lavar el edredón es conveniente utilizar un detergente suave, sin complementos enzimáticos ni lejía. Tampoco uses suavizante, no es recomendable añadirlo.

Lo más normal es que se use un programa para prendas delicadas, o un centrifugado suave. No obstante, presta atención a las instrucciones del fabricante y nada podrá ir mal.

5. Secado de tu edredón

Una vez tengas lavado el edredón es el momento de su secado. Seguro que cuando lo sacas te entran los 7 males, ya que lo notarás apelmazado, más plano y con menos volumen. No te preocupes porque es su estado normal después del lavado, una vez seco vuelve a su estado inicial.

Lo más recomendable, siempre y cuando tengas sitio para colocarlo, es dejarlo secar al aire libre. Es la opciónmás costosa pero también la más respetuosa con tu edredón. Extiende el edredón en una superficie lisa, ancha y limpia (un tendedero sería lo ideal).

En el caso de no tener la opción de hacerlo, sólo te quedará la opción de la secadora. Pero debes tener en cuenta las instrucciones del fabricante y no utilizar nunca una temperatura alta de secado.

El tiempo de secado son varias horas. Por eso es importante que vayas vigilando el proceso de secado para asegurarte de que todo evoluciona correctamente.

También te puede interesar