Aprende cómo lavar la ropa por colores con estos sencillos trucos

Hacer la colada es una de esas tareas a las que nos tenemos que dedicar asiduamente, sin embargo, a veces nos asalta la duda de si lo estamos haciendo adecuadamente y tememos elegir mal el programa de la lavadora y estropear las prendas. Para que esto no ocurra y colada tras colada tu ropa se mantenga como nueva y no pierda color, brillo o forma, te vamos a indicar una serie de sencillos trucos sobre cómo lavar ropa de color.

Pasos previos antes de poner la lavadora

Cada prenda está realizada con diferentes tejidos, por lo que no todos se deben lavar en las mismas condiciones, y si las lavamos de forma incorrecta podemos estropear la prenda. Para evitarlo, una de las primeras cosas que debemos hacer es revisar las etiquetas de la ropa, ya que los fabricantes incluyen una serie de instrucciones de lavado y planchado. En estas etiquetas se indica si ese tejido admite altas temperaturas o si se debe lavar en seco.

Una vez que hayamos comprobado que las prendas son aptas para lavar a máquina debemos proceder a separarlas y agruparlas. Algunos de los factores a tener en cuenta para lavar juntas las prendas es si tienen la misma composición (acrílico, algodón, etc.), lo sucias que estén (si tienen manchas, etc.) y su color, sobre todo cuando hay prendas que destiñen.

¿Qué colores se pueden mezclar en la lavadora?

Muchas veces diferenciamos la colada solamente por ropa blanca y ropa de color, pero para garantizarnos que la colada es correcta es mejor que aunque las prendas sean de color, las agrupemos por tonalidades:

Ropa de color muy oscuro: en esta categoría podriamos incluir a la ropa negra, la ropa marrón oscura y la gris. Para este tipo de ropa lo mejor es lavar en frío, así garantizamos que no vayan perdiendo la profundidad de sus colores y los negros acaben pareciendo grises oscuros. También es importante que usemos un detergente formulado para ropa de color oscuro.

Ropa de color intenso: aquí podemos unir sin miedo ropa de colores fuertes como rojos, verdes, azules, naranjas, etc. Si el tejido es estampado fíjate en el color predominante para agruparlas con el resto. En el caso de que sea la primera vez que lavamos la prenda es mejor que la lavemos a parte para comprobar si destiñe.

Ropa de color claro: en esta colada es mejor que lavemos ropa con tonalidades tenues como el beige, el rosa claro y otros colores pasteles. En el caso de que queramos lavar alguna prenda de este color con otros más fuertes podemos meter en la lavadora una toallita que capture el color e impida que se transfiera a otros tejidos.

Ropa blanca: normalmente son toallas, sábanas y otro tipo de prendas resistentes. La ropa de color blanco tiende a amarillear o a adquirir las tonalidades de otras prendas por eso es importante no lavarlas con otros colores para que conserven ese blanco impoluto. Si la etiqueta de lavado no indica otra cosa, podemos usar un programa con temperaturas altas, lo que favorece la desinfección.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar