Escrito por

¿Cómo cambiar un grifo?

¿Alguna vez has tenido que llamar a un fontanero para cambiar un grifo? En el artículo de hoy veremos cómo puedes cambiar tú mismo el grifo sin necesidad de depender de nadie, una manera de ahorrar y disfrutar de tu propio hogar.

En muchas ocasiones podemos encontrarnos en la situación de tener que cambiar el grifo de nuestra casa, ya sea porque acabamos de comprar el piso y necesita alguna que otra reforma, porque el grifo se nos ha estropeado o porque simplemente vamos a cambiar la decoración de la casa y necesitamos hacer algunos pequeños cambios como puede ser éste.

Ventajas de saber cambiar un grifo

A veces nos asusta meter las manos en cosas del bricolaje del hogar por si en vez de arreglarlo lo estropeamos aún más, pero igual que os animamos a aprender a cambiar vosotros mismos a cambiar la cisterna también podéis aprender a cambiar el grifo con o sin necesidad de hacer curso de protocolo o curso de fontanería.

Cambiar un grifo no tiene porqué resultar para nada algo complejo, en unos pocos minutos puedes lograr haber hecho el cambio sin que haya ningún tipo de incidente y sin tener que llamar a un profesional.

Saber cambiar un grifo nos da otro tipo de ventajas como saber arreglarlo cuando comienza a gotear debido a un mal funcionamiento o una mala colocación. Aunque si os sucede esto uno de los grifos que mejor pueden ayudaros a ahorrar agua son los grifos monomando que sólo tienes que levantar y cerrar la palanca para evitar o permitir que circule el agua.

Pasos cambiar un grifo

En primer lugar, tendremos que aflojar los latiguillos de las tomas con la ayuda de una llave inglesa. Una vez que hayas desenroscado la tuerca el siguiente paso será sacar la goma que se encuentra en el interior del grifo que ya no vamos a utilizar y lo extraemos del lavabo.

Cogemos el nuevo grifo y colocamos la arandela en su interior, ajustándola en toda su superficie. A continuación, ponemos el tornillo de sujeción en el hueco y apretamos con un destornillador.

De nuevo los latiguillos vuelven a entrar en escena, en esta ocasión tenemos que enroscarlos al nuevo grifo y se meten por el agujero del lavabo.

Para finalizar se colocan las arandelas en torno al tornillo, coloca la tuerca para que quede el grifo sujeto y une los latiguillos a la toma de agua.

Finalmente ya estaría cambiado el grifo y por supuesto, presta atención a que antes de hacer ningún cambio cierres la toma de agua.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías

¿Qué es lo que piensas?