Árboles de Navidad naturales: Guía completa de cuidados y consejos

EspacioHogar.com

El árbol de Navidad es uno de los elementos que más decoran y alegran nuestro hogar cuando llegan las fiestas. Nos ilusiona colocarlo, aunque también nos da cierta pereza eso de los preparativos, tenemos que reconocerlo. Y, sobre todo, cuando nos toca decir adiós a la Navidad y ver qué hacemos con él. Si apostamos por un abeto natural, también nos beneficiaremos de sus buenas energías. Pero es fundamental saber darle a nuestro árbol los cuidados que necesita. ¿Te estrenas este año con un árbol natural? Pues toma nota de todo lo que vamos a explicarte acerca de los Árboles de Navidad naturales: Guía completa de cuidados y consejos.

Árboles de Navidad naturales: Guía completa de cuidados y consejos

Elige bien tu árbol de Navidad

Es un consejo válido también si decides tener un árbol artificial, para que se vea bonito. Pero si finalmente optas por uno natural, es aún más importante escoger bien. Primero hay que tener en cuenta el espacio. Piensa que vas a tener en casa un ser vivo, que has arrancado de la madre Tierra para llevarlo a tu vivienda. Así que cuídale y procúrale los mejores cuidados. No te excedas con el tamaño, ya que aparte de verse descomunal y de costarte mil sudores colocarlo en tu salón, el árbol podrá deteriorarse antes.

Ramas de abeto

¿Cómo elegir la especie? Veamos. Tenemos la especie “picea” y la “abies”. Si escoges el primero, las ramas no deberían estar caídas hacia abajo. Mientras que si te quedas con la segunda especie de abeto, el color es una buena señal de salud. Tiene que tener un intenso color verde. En ambos casos, no deben de caer ramas, ni agujas si agitamos el abeto. En general, tiene que ser un árbol que se vea sano, es decir, que no le falten ramas, que no esté decolorido, que esté prieto y fresco.

¡Ama las raíces de tu abeto!

Abetos

Si escogiste un abeto natural, esperamos que ames el medioambiente y tengas intención de volver a plantarlo luego. Para esto, tienes que mirar, cuando compres el árbol, que este conserve sus raíces. Y lógicamente no cortárselas, ni arrancárselas, ni maltratarlas.

Dale espacio a tu árbol de Navidad

Partimos de la base de que tenemos un árbol de Navidad natural y con raíces. Necesitarás una maceta de grandes dimensiones, pues más vale que le sobre espacio a que le falte. Sabemos que un macetón no va a quedar muy discreto en las fiestas, pero al menos que sea una maceta que respete el tamaño de las raíces. Cuando termine la Navidad, lo replantas en tierra, o al menos, ponlo en una maceta mayor donde pueda crecer bien.

Evita los radiadores

Talando abeto

Sí, ya sabemos que en Navidad suele hacer frío. Y estarás preguntándote: ¿En serio tendré que pasar frío estas fiestas?? Pues no necesariamente, pero sí que es importante que el árbol de Navidad natural quede alejado de las fuentes de calor, porque el ambiente se reseca y el árbol sufre. De hecho, verás agujas caer debido a la sequedad.

Para compensar las altas temperaturas y la falta de humedad, un buen truco consiste en colocar cubitos de hielo en la base de la maceta. Así el abeto tendrá agua y mantendrá su temperatura baja.

El tamaño de los adornos

Otro punto importante a tener en cuenta es el tamaño de los adornos para nuestro abeto natural. Porque las ramas tienen que ser capaces de soportar la decoración. En árboles grandes podremos colocar adornos de mayores dimensiones, pero en un árbol pequeño, estos tendrán que ser también miniatura.

Árboles de Navidad naturales enraizados

Árbol de Navidad

Los árboles de Navidad enraizados necesitan ser transplantados y colocados en un lugar con sombra durante el verano. Nunca cortes sus raíces si te los venden con ellas y, si compras un abeto natural, procura escoger los que traen raíces. Por respeto al árbol.

Árboles de Navidad repicados

Van a estar bonitos durante un tiempo, pero no podemos volverlo a plantar, así que no lo recomendamos si es que queremos empezar el año siendo ecológicos. Se podría intentar que echen raíces, pero es complicado.

Árboles de Navidad cortados

Rama de pino y piña

Si no se dejó raíz, estos árboles van a morir pronto. Es una lástima. Pues para esto, no merece la pena sacrificar un abeto, cuando hay árboles de Navidad artificiales que son tan estupendos y versátiles.

La luz también importa

Hemos hablado de la humedad, pero es que la luz también importa cuando se trata de un abeto. Dale humedad, aléjalo de las fuentes de calor directas, evita la sequedad y dale luz, porque sin ella no podrá aguantar.

Vigila las luces de Navidad

Árbol navideño luces

Las luces navideñas son hermosas, pero también tienen mucho peligro. Coloca luces que calienten poco, para que no haga daño al abeto y, al mismo tiempo, para evitar riesgos de incendio.

Evita los químicos

Sabemos que la nieve artificial y los colores quedan muy chulos. Pero si tenemos un árbol de Navidad natural, los productos químicos le harán daño. Así que por esta vez renuncia a los spray de nieve y esta clase de elementos. Las yemas de las ramas sufrirían.

¿Y la estrella?

Decorando abeto navidad

Puedes colocar tu estrella de Navidad en la punta del abeto, pero con cuidado. No rompas ni dobles la rama. En su lugar, cuelga la estrella o sujétala con cuidado.

Agua que no falte

Además del riego y de que mantenga la humedad, puedes ayudar a tu abeto pulverizando sobre sus ramas agua fresca. Puedes añadir fertilizante al agua de riego para que esté más bonito.

Quita estrés al abeto

Abeto navideño

Para reducir el estrés del abeto, puedes recortar las ramas de abajo, esas que no utilizaremos para decorar. Así el árbol tendrá menos carga y menos agobio y podrá sobrevivir mejor.

Descubre qué manualidades para Navidad puedes hacer:

Galería de imágenes Árboles de Navidad naturales: Guía completa de cuidados y consejos

EspacioHogar.com
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar