Cemento Pulido

En Espaciohogar queremos hablaros ahora de uno de los materiales que tenemos a nuestro alcance para poder hacer obras y construcciones en casa y que parece haberse impuesto sobre otros. Os hablamos ahora del cemento pulido. El cemento pulido, también llamado hormigón pulido, es un tipo de cemento que tiene un aspecto pulido en el […]
EspacioHogar.com

En Espaciohogar queremos hablaros ahora de uno de los materiales que tenemos a nuestro alcance para poder hacer obras y construcciones en casa y que parece haberse impuesto sobre otros. Os hablamos ahora del cemento pulido.

El cemento pulido, también llamado hormigón pulido, es un tipo de cemento que tiene un aspecto pulido en el acabado y que realmente tiene un efecto «mejor» que si utilizaramos tan solo cemento.

¿Qué es cemento pulido?

  • El cemento es un aglomerante que se endurece al reaccionar con el agua y dejarse secar. Es el material con el que se construye practicamente todo, aunque en las casas, para la colocación por ejemplo, del suelo del baño o el de la cocina podemos utilizar un cemento pulido que tiene un efecto de acabado «perfecto» que evitará que sobre otro tipo de suelo tengamos que estar puliendo si queremos verlo brillar.
  • Es un tipo de pavimento contínuo por lo que se coloca sobre el suelo autonivelado produciendo un suelo que se ve uniforme y contínuo. Este efecto de continuidad resulta ideal para las casas contemporáneas, ya que buscan producir sensaciones de amplitud de espacios y luminosidad omnipresente.
  • Si bien el «furor» por este tipo de pavimentación se dió hace ya años y en casas de grandes espacios, en la actualidad podemos decir que el cemento pulido es una opción más de entre los materiales con los que podemos hacer obras en casa, aunque existen otros que incluso se consideran una mejor opción.

Características del cemento pulido:

  • Además del acabado que proporciona, el cemento pulido es bastante resistente y dura mucho tiempo, también entre sus características encontramos que es bastante rápido de colocar.
  • Este tipo de pavimento sirve además para cubrir cualquier desnivel que tengamos en el suelo o cualquier desperfecto.
  • Sirve además para que podamos elegir el color que queramos ya que a este tipo de cemento se le pueden aplicar tintes que colorean su pigmentación.

Desventajas de los cementos pulidos:

  • A pesar del brillo que aportan al suelo, o a las paredes, y al hecho de ser muy decorativos con respecto al espacio en el que lo coloquemos, tenemos que decir que este tipo de pavimento también tendrá algún que otro incoveniente.
  • El primero de todos es que el brillo del acabado final puede perderse con el tiempo; por lo que tendremos que tener un cuidado especial a la hora de limpiar el suelo.
  • Además, puede que si tenemos que mover muebles constantemente, o animales, se acabe rayando.
  • Para las casas con altas temperaturas o que sean muy frías, tampoco es muy conveniente si bien es un mal aislante.
  • La aplicación por nosotros mismos, aunque no es imposible, tampoco es recomendable y es por ello que deberémos contratar a alguien que nos haga la obra, con el coste adicional que eso supone.

Por otro lado y como ya he comentado anteriormente,  este tipo de cemento es cada vez más requerido, aunque podemos decir que en muchas ocasiones las personas que desean el acabado en el suelo, que deja el cemento pulido ( y que por cierto también se puede utilizar en paredes) suelen confundir este pavimento con otro similar, llamado microcemento.

¿Diferencia entre cemento pulido y microcemento?

  • Aunque podamos decir que es casi lo mismo, lo cierto es que el microcemento con respecto al cemento pulido es algo más barato y cuenta con una fácil aplicación además de ser igual de duradero que este.
  • Además en el cemento pulido hemos de dejar las juntas de dilatación, es decir, espacios para que el cemento no acabe agrietado al subir las temperaturas, algo que no tendremos que hacer con el microcemento y que podemos expander sin problemas.

Cómo cuidar el cemento pulido

Cemento pulido rayado
La utilización de cemento pulido, como hemos visto en las líneas anteriores, está muy de moda y éste se ha revelado como un método muy útil para realizar todo tipo de modificaciones decorativas en las casas. Sin embargo, como ocurre con otros materiales, tenemos que tener en cuenta algunos aspectos si queremos que nos dure mucho tiempo. Por ello, queremos darte a continuación unos consejos que te ayudarán a conseguir que tu cemento pulido luzca como el primer día durante años.

Ten especial cuidado con él durante las primeras 72 horas. El cemento pulido, como otros tipos de cementos, necesitan un tiempo para asentarse y secarse adecuadamente. Este plazo debe respetarse al máximo en la medida de lo posible, dado que cualquier presión que hagamos sobre el cemento pulido puede dejar una marca o un rayón imposibles de eliminar y que estropearán para siempre la elegante imagen que deseabas dar con este resistente material. ¿Recuerdas haber visto alguna vez, paseando por la calle, una baldosa hecha de cemento con la huella de una pisada que alguien dejó antes de que estuviera completamente seco y que luego fue imposible de eliminar? Pues algo similar puede llegar a ocurrirte si no tienes algo de cuidado con tu cemento pulido durante sus primeras horas. De hecho, como el tiempo que tarda el cemento pulido en alcanzar su dureza definitiva puede variar dependiendo de las condiciones ambientales, te recomendamos encarecidamente que sigas teniendo precaución con este tipo de superficies durante los días posteriores al periodo que hemos apuntado.

colocación cemento pulido
Ten cuidado con los productos que utilizas para su limpieza. A la hora de hablar de las desventajas que tiene este material, ya hemos hecho una pequeña alusión al cuidado que se debe poner a la hora de limpiar superficies de este tipo. Pero, por su importancia, creemos que es necesario hacer hincapié en este punto, pues la mayor parte de los daños permanentes que sufren los suelos de cemento pulido proceden precisamente de haberlo limpiado con el producto inadecuado. Cualquier producto abrasivo, como la lejía, los diversos disolventes industriales o los quitamanchas artificiales pueden dañar su brillo de forma permanente, por lo que te recomendamos que no los uses bajo ninguna circunstancia. Las superficies de cemento pulido suelen ser muy fáciles de limpiar, por lo que generalmente podrás mantenerlas impolutas fácilmente con la ayuda de agua y jabón. Sin embargo, si en alguna ocasión tienes que enfrentarte a alguna mancha más difícil de eliminar, asegúrate de adquirir un producto específicamente diseñado para proteger las superficies de cemento pulido y pruébalo antes, por si acaso, en una parte que no se vea demasiado.

Protégelo de los rayones. Aunque el cemento pulido es muy resistente, también se puede rayar. Esto puede llegar a resultar un problema, pues es enormemente difícil conseguir que una superficie de cemento pulido vuelva a quedar completamente uniforme después de haber sufrido un daño de este tipo. Por eso te recomendamos que no arrastres objetos pesados sobre tus superficies de cemento pulido. Somos conscientes de que esto puede ser inevitable, sobre todo en el caso de los suelos, por lo que si tienes algún mueble que vas a mover con cierta asiduidad, puedes poner bajo él una estilosa alfombra que proteja tu suelo del movimiento al mismo tiempo que le da un toque elegante a la habitación. Al mismo tiempo, si tienes que mover un objeto pesado sobre tu superficie de cemento pulido, extiende un trozo de cartón o de papel grueso para evitar que dicho movimiento pueda rayar la superficie.

Otros artículos de interés en Espaciohogar:

Cemento Pulido
5.00 / 5
5.00 - 34 Votos

También te puede interesar