Escrito por

Certificado de eficiencia energética

Una nueva legislación en el sector inmobiliario ha entrado en vigor. El Real Decreto 235/2013 incorpora como principal novedad la obligación de hacer un certificado de eficiencia energética, a partir del 1 de junio de 2013, si va a vender o alquilar una vivienda, edificio o local.

Esta ley sustituye a la anterior legislación que existía en este ámbito y que solamente afectaba a los edificios de nueva construcción. Su aprobación, a pesar de llegar con retraso, permite a España cumplir con una normativa europea que prácticamente el 100% de los países de la UE asumieron hace tiempo.

A partir de esta fecha, cualquier posible comprador puede exigir al propietario que le muestre el certificado y, en el caso de que la venta se lleve a cabo, dicho propietario está obligado a facilitarle el original. En el caso de alquileres, la situación es parecida, aunque en este caso el propietario deberá únicamente mostrar el original y facilitar una copia del mismo al inquilino.

Además, todo inmueble que se publicite debe contar con el certificado, ya que desde el primer momento en que se anuncie (ya sea a través de internet, inmobiliarias,…) debe contar con la denominada etiqueta energética, dato que sólo podemos obtener oficialmente al haber hecho y registrado el certificado.

Sin embargo, es posible que, usted no tenga por qué hacer este certificado si el uso de su inmueble se encuentra identificado en alguno de los casos que la ley considera como excepciones, por ejemplo, edificios de uso industrial o agrícolas o edificios cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año (éste es el caso de apartamentos vacacionales).

En próximos artículos, te contaremos cuáles son los pasos a seguir con la ayuda de los expertos de Emeka Arquitectos, especialistas en  certificación energética de edificios.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías