Escrito por

Cómo colocar una manta en un sofá

Las mantas de sofá, se han convertido en uno de los textiles de hogar imprescindibles. Las usamos de forma especial durante el invierno, para taparnos mientras disfrutamos de una película, la televisión o un libro en el sofá, pero al margen de su función, podemos usarlas también como elemento decorativo, de modo que veamos ahora Cómo colocar una manta en un sofá, a partir de varias ideas que os van a encantar.

Como colocar una manta en el sofa

Cómo doblar una manta para el sofá

Vestir un sofá o de hecho, darle un poco de estilo es algo realmente sencillo si tienes a mano una manta pequeña que además sea de un color o estampado que haga que destaque más, pero ¿cómo se dobla la manta para el sofá?. Lo cierto es que no existe un solo modo y puedes elegir entre diversas maneras para doblar y colocar la manta para tu sofá, en función del uso que le vayas a dar a la manta o cómo deseas que luzca sobre tu sofá.

Como doblar una manta en el sofa

Las mantas son un gran accesorio para agregar color y consistencia a un sofá o silla. Pero, ¿te has fijado en lo bien que se ven casualmente todas esas mantas en las revistas caseras sobre el respaldo del sofá, verdad? Para doblar una manta de sofá podemos encontrar varios métodos con los que lograrás que tu sofá se vea con más estilo ya sean métodos elegantes u otros que podemos considerar más informales, de modo que puedas elegir un pliegue que se adapte a tu estilo. Se necesita un poco de práctica, pero con estos trucos que os ofrecemos, su sala estará en la carrera por ser la «mejor vestida».

Método «escondido»

Para una apariencia limpia y organizada, toma la manta y la doblas en tres partes a lo largo, primero con un lado y luego con el otro. Luego dobla esta pieza larga por la mitad. Ahora la colocas en una esquina de un sofá o silla, o directamente sobre el respaldo, cubriéndolo todo de forma horizontal. De este modo la manta formará parte del sofá sin que se note que es un accesorio, de ahí que sea el método «escondido».

Método relajado

Primero, dobla la manta por la mitad verticalmente, haciendo coincidir las esquinas. Luego, la doblas por la mitad y simplemente la dejas caer sobre la esquina de un sofá o silla. Este es el método más simple y rápido de doblar la manta del sofá y también el más cómodo cuando estando en el sofá quieras coger tu manta para taparte.

Método rápido

Dobla la manta nuevamente por la mitad verticalmente, pero esta vez, no hace falta que dobles por la mitad. Coloca la manta sobre el respaldo del sofá o si lo prefieres, sobre los asientos del sofá. Este es un método realmente rápido de doblar una manta y la mejor forma de tenerla preparada para taparnos cuando nos sentemos en el sofá.

5 formas diferentes de colocar la manta en el sofá

Una vez os hemos explicado de qué modo podéis doblar una manta en un sofá, podemos buscar distintas ideas que nos servirán para poder inspirarnos a la hora de disponer de este elemento sobre uno de los muebles de la casa más utilizados.

Manta sobre el antebrazo

Una de las formas más simples de doblar y dejar la manta del sofá es hacerlo sobre el antebrazo. En Zara Home encontramos esta imagen de una de sus propuestas decorativas para el salón de casa, con un sofá en tonos marrones, combinado con cojines de la tienda en colores neutros.

A toda la composición se le añade además una bonita manta realizada en algodón de color beige, que no solo combina perfectamente con el resto de colores, sino que además se coloca sin apenas pensar mucho en su doblez, en la zona del antebrazo, de modo que siempre estará a mano cuando la necesitemos.

Manta sobre «chaise longue»

Si tienes un sofá «chaise longue» que son los que de hecho parecen seguir siendo tendencia actualmente, seguro que querrás tumbarte a descansar, aprovechando que puedes estirarte al completo, de modo que nada como disponer la manta precisamente sobre la zona de la «chaise longue» y de este modo tenerla siempre a mano. La foto de arriba pertenece al catálogo de novedades Ikea 2019, y nos resulta realmente natural y a la vez, inspiradora. Un modo de dejar la manta como si en realidad estuviera tirada, y sin que te preocupes demasiado por su doblez, logrando así que tu salón se vea con más vida y encanto.

Manta en una esquina

También podemos elegir colocar nuestra manta sobre el sofá eligiendo un rincón o esquina del mismo para que no moleste, pero que aporte estilo a la vez. De forma inspiradora, os mostramos la propuesta arriba de Habitat, en la que nos muestran un salón moderno a la vez que funcional, en el que el sofá con cierto aire «retro», suma una pequeña manta de color neutro o beige, colocada de forma estratégica en una esquina de modo que es otra manera no solo de disponerla, sino también de tenerla a mano cuando queramos hacer uso de ella.

Manta colgando

Esta otra idea, sacada de la tienda de decoración Made, nos parece también ideal. Nos proponen un sofá «chaise longue» similar al que hemos visto anteriormente, pero en esta ocasión, la manta se coloca colgando sobre uno de los asientos, de modo que aporta un bonito toque informal a toda la decoración de nuestro salón.

Manta sobre el sillón

Por último, queremos mostraros otra idea de Ikea, pero no para el sofá exactamente sino para el sillón auxiliar que podemos tener en nuestro salón junto al sofá. En esta imagen de Ikea para inspirarnos a la hora de decorar el salón, nos encontramos con un sillón en tono azulado, que cuenta con una manta de algodón y lana apoyada de forma sutil en el antebrazo. Un modo informal de dejar la manta, pero también bastante funcional, ya que incita a cogerla cuando nos queramos sentar, y taparnos así con ella.

Artículo de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías

¿Qué es lo que piensas?