Cómo crear una biblioteca en casa: ideas de decoración

Si conoces a alguien que sea un verdadero amante de los libros, o incluso tú mismo te consideras un auténtico “ratón de bibliotecas”, es bastante probable que sueñes con tener un espacio donde poder escapar del mundanal ruido con la ayuda de un buen libro. Aunque las bibliotecas y librerías hogareñas pueden parecer un tanto anticuadas, cosa del pasado, lo cierto es que no hay razón para no poder crear una de estas maravillosas zonas en nuestra casa. Todo lo que necesitas, como veremos, es un poco de planificación y algo de imaginación y creatividad. De esta forma, nos aseguraremos de que este proyecto saldrá a fin de cuentas como siempre hemos deseado. Pero, ¿cómo hacerlo? Te ofrecemos algunas ideas y consejos de decoración que te serán de gran ayuda.

Cómo crear una biblioteca en casa

En primer lugar debemos tener en cuenta algo fundamental, a la par que imprescindible: estos espacios son absolutamente personales, por lo que gran parte de nuestro diseño se reducirá a nuestros propios gustos. Por suerte, existen algunos consejos sencillos que podemos tener en cuenta para ayudarnos a garantizar que la biblioteca de nuestra propia casa funcione de la mejor manera, independientemente de la apariencia que tenga. Aunque, es verdad, su diseño y apariencia será otro elemento ciertamente importante.

Céntrate en el espacio

El almacenamiento es ciertamente fundamental. Y si eres un ávido lector es bastante probable que, en los años anteriores, hayas estado pasando mucho tiempo almacenando y guardando tus libros en condiciones poco ideales. Y ahora que te has comprometido a diseñar tu propia biblioteca, es el momento ideal para exhibir tus libros con orgullo.

El primer paso, por tanto, es escoger la mejor ubicación en casa para este proyecto. Pocos, es cierto, tenemos la suerte de poder dedicar una habitación entera para este fin. Por el contrario, lo más habitual es encontrar formas creativas de compartir espacio, por ejemplo, con un espacio de vida algo más formal, o con una oficina en casa. Si es necesario, incluso, también puede ser posible extraer un rincón de lectura algo más pequeño en una zona no utilizada previamente, por ejemplo dentro de nuestro propio dormitorio principal, salón o sala de estar.

Una vez que hayas podido imaginar dónde colocar tu biblioteca, es necesario tomarnos bien en serio el almacenamiento. Las estanterías, o estantes empotrados, son las opciones más tradicionales. Sin embargo, hoy en día, es posible encontrar la inspiración para diseñar alternativas que funcionen en un espacio único.

Ideas de decoración de bibliotecas en casa

Crea la disposición de asientos más adecuada

Después del almacenamiento, escoger un asiento adecuado es el paso próximo a la hora de hacer una biblioteca doméstica. En realidad aquí existen muy pocas reglas que sean estrictas, pero si escoges una única silla o varias, cualquier elemento que elijamos con este fin debe caracterizarse por algo fundamental: deben ser perfectamente cómodos.

En esta ocasión, por tanto, deberíamos renunciar al minimalismo ultramoderno en favor de piezas más grandes y cómodas, que podemos añadir a nuestro diseño más tradicional.

Una vez que tengamos los muebles en su sitio, el siguiente paso es elegir un diseño adecuado. ¿Lo ideal? Que se vea lo más acogedor y reconfortante posible.

No te pierdas: Diseño de bibliotecas (fotos)

La iluminación más adecuada

Si bien es cierto que una iluminación adecuada es clave en cada habitación o estancia de nuestro hogar, la realidad es que, en una biblioteca o librería, esto es simplemente fundamental. A nadie le gusta tener que entrecerrar sus ojos para poder distinguir o leer algunas palabras.

Por tanto, proporcionar un esquema de iluminación adecuado, así como el tipo correcto de luz, es fundamental para que la biblioteca funcione como deseemos. De esta forma, debemos empezar por revisar el esquema de la iluminación que ya exista en el área que hayamos escogido para tal fin.

Debemos contar con luz ambiental, que llenará la mayor parte de la habitación y nos ofrecerá la posibilidad de movernos con seguridad por la estancia. Proviene, por lo general, de iluminación empotrada, iluminación de rieles o accesorios montados en la pared.

Librería en casa

La ventaja de hacerla acogedora

El último componente de cualquier biblioteca doméstica es la comodidad, y no solo la comodidad, sino hacerla lo más acogedora posible. Debemos recordar que debemos sentirnos cómodos en ella, ya que es un lugar donde, con enorme gusto, nos acurrucaríamos con un buen libro durante horas y horas.

Una opción útil es utilizar textiles, ideal para brindar un nivel de cierta comodidad a la habitación. Por ejemplo, poner en el piso una alfombra amplia, bonita y agradable. Y, posteriormente, añadir algunas almohadas a cada sofá o silla. También puede ser útil añadir una acogedora manta suave.

También te puede interesar