¿Cómo escoger un buen colchón?

Todos sabemos que un buen colchón, adaptado a nuestras necesidades personales, es clave para poder disfrutar de un buen descanso. Es más, cuando uno no duerme bien lo que suele aparecer son dolores y afecciones físicas, problemas de concentración, irritabilidad… En este artículo te contamos cuáles son las claves para escoger un buen colchón.

Antes de comenzar a buscar y pasearte por las tienda de colchones es importante que tengas en cuenta algunas nociones previas que te ayudarán a encontrar el mejor colchón para ti en el menor tiempo posible. Para ello, vamos a compartirte a continuación unas ideas claves que puedes usar como guía.

Tipos de colchones

Los publicistas son tan buenos que hoy día muchos desconocen la gran variedad de colchones de calidad que tienes a tu disposición. A continuación, te vamos a indicar cuáles son los tipos de colchones más frecuentes pero es importante que sepas que, en base a la marca y a las tecnologías que van surgiendo, puedes encontrar más modelos interesantes.

  • Viscoelástica: se trata de un colchón que combina una parte de espuma y otra de viscoelástica. Como resultado, es un colchón que se caracteriza por ofrecer una alta resistencia y suele destacar por adaptarse bien al cuerpo.
  • Muelles: se trata de un colchón que en su núcleo está compuesto por muchos muelles individual. Al tratarse de muelles individuales esto favorece un alta transpiración, lo que lo hace ideal para zonas muy calurosas o quienes duermen en pareja y son muy calurosos.
  • Espumación: la espumación es la espuma. A pesar de que puede estar considerado como una opción poco interesante no lo desechéis puesto que podéis encontrar diferentes gamas de calidad y de densidad de espuma. Es más, los colchones de espuma de alta calidad son una opción estupenda para aquellos que busquéis un colchón que sea flexible pero que no se deforme.
  • Látex natural: a diferencia del visco éste es un colchón natural en el que se utiliza la resina. Al igual que el viscoelástico, se adapta muy bien al cuerpo y es un colchón resistente.

¿Qué tamaño de cama?

El tamaño de la cama va a depender del tamaño de las personas que vayan a dormir en él. Evidente, lo sé. La regla general es que:

Para el ancho:

  • Para una cama individual escoge una de 90
  • Para una cama doble en la que vayan a dormir dos personas es preferible de 1,50.
  • Tenéis medidas intermedias, como las camas de 1,35 que son menos utilizadas pero es una opción genial para los espacios más pequeños, y también tenéis camas más grandes de 1,50 para los que quieren compartir espacio pero sin encontrarse.

Para el largo:

  • Hoy día hay infinidad de largos disponibles, todo depende de la marca o la firma en la que os fijéis. Eso sí, la regla general es que ha de ser, como mínimo, 15 cm más largo el colchón que la persona que va a dormir en la cama o la persona más alta que vaya a ocuparla.

Para personas con sobrepeso o infrapeso:

  • Cada vez es más sencillo encontrar camas diseñadas especialmente para personas que tienen sobrepeso. Son resistentes y confortables.
  • Igualmente, también hay colchones para personas que tienen bajo peso, para que puedan sentir también la agradable sensación de que el colchón les acoge.

Cómo escoger el tipo de firmeza

El nivel de firmeza del colchón variará en función del peso y de la postura que uno toma al dormir. De esta forma, las recomendaciones habituales son:

  • Si duermes boca abajo opta por un colchón de gran firmeza.
  • Si sueles dormir boca arriba opta por un colchón de firmeza media o de firmeza dura.
  • Para aquellos que durmáis de lado es mejor un colchón de firmeza media o baja.
  • Si sueles moverte mucho al dormir la mejor opción es un colchón duro.
  • Si tienes infrapeso o pesas poco puedes optar por un colchón blando, medio blando o de dureza media.
  • Para los que pesan entre más de 90 y 100 kg la mejor opción es optar por un colchón muy firme o bastante firme.
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar