Escrito por

Cómo hacer portavasos de madera fácilmente en casa

Lo cierto es que no hay que ser muy manitas a la hora de elaborar distintos objetos y elementos decorativos que se caractericen por ser naturales o rústicos, y que puedan ser de utilidad en nuestro día a día. Es más, es posible elaborarlos incluso más fácilmente de lo que piensas, sin la necesidad de gastarnos mucho dinero. Un buen ejemplo son los posavasos de madera sobre cuya elaboración queremos hablarte en esta ocasión. Y que puedes elaborar tal cual, solo barnizándolos, o bien escoger distintas pinturas y darles algo de color, con lo que el resultado no solo será diferente, sino innovador, a la par que sumamente llamativo.

Portavasos de madera

¿Qué necesitamos?

  1. Sierra de inglete
  2. Cepillo rígido
  3. Tronco de madera de aproximadamente 3.5 a 4 centímetros de diámetro
  4. Papel de lija (o lijadora eléctrica, si tienes)
  5. Barniz o pintura

Quizá te preguntes qué es o en qué consiste una sierra de inglete. Básicamente consiste en una sierra ingletadora circular, una herramienta útil para realizar cortes transversales y en ángulos para crear bordes biselados y perfectamente definidos. Pero si no dispones de una simplemente puedes optar por usar una sierra manual, aunque necesitarás algo más de paciencia y fuerza.

Pasos para hacer nuestro posavasos de madera

1. Selecciona y prepara la madera

Escoge una madera que encuentres en el campo (evita cortar ninguna madera directamente del árbol, sino aquellas que encuentres caídas en el suelo). Debes observar si la madera está seca o no. Si está algo húmeda lo ideal es dejar que se seque por completo.

Una opción interesante es elegir algún tipo de madera cuyo resultado puede ser maravilloso. Un buen ejemplo son las maderas blancas, como las de abeto, cedro y pino, que ofrecerán un aspecto mucho más rústico. O bien, escoger maderas algo más duras, como el nogal, el arce, el haya o el roble, que tienden a ser más duraderas y refinadas.

En cualquier caso, escojas entre una u otra opción, lo ideal es que elijas únicamente troncos que estén razonablemente rectos, que tengan algo de longitud (ya que el grosor de lo daremos nosotros con nuestra sierra).

Una vez hayas escogido la madera, utiliza un cepillo rígido para eliminar el exceso de suciedad, así como la corteza que se encuentre suelta. Eso sí, si deseas retirar la corteza por completo, hazlo con la ayuda de un cincel, o incluso con un hacha (con cuidado eso sí de no cortarte).

Cómo hacer portavasos de madera

2. Corta las cortezas a modo de posavasos

Ahora es el momento de utilizar nuestra sierra de inglete, o si no dispones de una, utilizar nuestra cierra manual. Eso sí, no hay duda que usar una sierra ingletadora eléctrica hace que esta tarea sea mucho mas sencilla y simple.

Para empezar, solo tienes que cortar el extremo para que así empieces desde una superficie perfectamente plana. Luego, configura la sierra ingletadora para cortar una primera tanda de cortezas a modo de posavasos, con un grosor de 0.50-1 centímetros aproximadamente. Corta tantos posavasos como necesites (o desees). Recuerda que la mayoría de los juegos de posavasos contienen al menos cuatro.

3. Lijado y barnizado (o pintura)

Ahora es el momento de lijar a mano, o con la ayuda de una lijadora eléctrica, nuestras cortezas, para conseguir que el resultado sea aún más fino posible, y el posavasos se encuentre tan suave como desees.

También es un momento ideal para aportar los toques finales. Por ejemplo, puedes lijar los bordes suavemente si no deseas que tengan una apariencia tan rústica.

Una vez lijado, limpia las cortezas con la ayuda de un paño de microfibra. Luego, una vez limpio, aplica tu selección de barniz o de pintura. Es importante sellar todos los lados, lo que ayudará a proteger la madera de la condensación y la humedad propia de las bebidas frías. De esta forma, además, evitarás que la madera al secarse acabe por formar grietas.

Si lo deseas, este es el momento ideal para pintar tus cortezas, pudiendo crear incluso distintas apariencias y dibujos en función del diseño que prefieres que tengan los posavasos. Si has cortado muchos, puedes optar por dejar algunos rústicos, otros barnizados, y finalmente otros pintados con color.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías

¿Qué es lo que piensas?