Escrito por

Cómo hacer portavelas con cortezas de madera fácilmente

Ya nos encontramos en otoño, y aunque aún hay algo de calor en el ambiente, lo más normal es que en apenas unas semanas el clima empiece a cambiar y comience a haber más frío, como consecuencia de la bajada normal y habitual de las temperaturas. Y, mientras nos preparamos para la llegada del frío, ¿por qué no empezar a hacer algunas manualidades útiles para el otoño? Por ejemplo, si te gusta encender velas, puedes elaborar unos portavelas rústicos y tremendamente naturales, utilizando para ello cortezas de madera. ¿Te animas?.

Portavelas de madera

No hay duda que, dado que el clima más frío puede invitarnos a pasar más tiempo en casa, es posible que te guste tanto como a nosotros encender velas, con el fin de crear un ambiente cálido e íntimo. Es lo que ocurre también por ejemplo no solo durante los meses de otoño o invierno, sino sobre todo durante la Navidad, cuando es habitual encender velas con nuestras decoraciones navideñas.

Si es así, un proyecto de bricolaje interesante puede traer a casa un poco de la naturaleza otoñal o invernal, y elaborar un candelabro o portavelas utilizando para ello la corteza de los árboles y troncos, o bien palitos y ramas.

Se trata, como verás, de una idea tremendamente simple, pero que ayuda a aportar, fácilmente, un poco de calidez rústica a cualquier estancia y habitación donde deseemos colocarlas.

Troncos de madera de abedul

Quizá una de las formas más simples de convertir una simple vela en un elemento decorativo elegante y rústico es buscar un abedul de cierto tamaño, preferiblemente ya muerto, o que tenga cortezas y troncos ya rotos o caídos, que luego puedan ser cortadas (recuerda que no debes cortar aquellos troncos o ramas que aún se encuentran adheridas al árbol, especialmente si aún están vivas).

Troncos de madera de abedul

Para elaborarlo solo tienes que cortar el tronco o la rama gruesa en varios trozos (pueden ser de distintos tamaños, en función de si deseas colocar velas de diferentes tamaños), y con cuidado haz agujeros del tamaño de la vela. Por ejemplo, si la madera no es muy dura puedes ayudarte de una broca de pala más o menos gruesa -de al menos 38 mm-, de esta forma conseguirás un espacio similar en todos los lados.

Listones de madera

En lugar de optar por troncos de madera o ramas recicladas, también es posible hacerte con un listón de madera de 5 x 10 centímetros y elaborar con ella nuestro portavelas de madera.

Eso sí, en esta ocasión necesitas algunas herramientas más, como un barniz, cinta de pintor y papel de lija de grano 220.

Solo tienes que cortar la madera a la medida que prefieras (recuerda, debe tener al menos un poco más el tamaño equivalente a una vela, para que pueda caber en ella), y luego taladra el hueco para las velas de té con la ayuda de una broca de pala.

Pero antes de hacerlo puedes utilizar este truco sencillo: toma la medida de la vela de tela y, en la parte sobrante de la broca, coloca un trozo de cinta de pintor. ¿Para qué sirve? Muy sencillo: de esta manera, cuando taladres la madera, conseguirás tener una guía para perforar a la profundidad necesaria.

Ahora es el momento de pasar la lija, para dejar la madera fina, y que el acabado sea lo más agradable posible. Para terminar, aplica el barniz de acabado. Eso sí, es fundamental que el barniz sea no inflamable, utilizando únicamente uno de base acuosa, para mantener la mayor seguridad posible (no te olvides de que estás elaborando un portavelas de madera, donde colocarás una vela encendida, por lo que es imprescindible que evites este tipo de barniz).

Barniza la madera y deja que se seque

Eso sí, también puedes optar por un poco de pintura de madera con color, en lugar del barniz. De esta forma, podrías crear un portavelas igual de rústico, pero algo más innovador.

Por ejemplo, combinan muy bien los colores brillantes como el plata o el dorado. Aunque, igualmente, debe ser una pintura no inflamable, para extremar las precauciones al máximo.

Y, para terminar, recuerda que las velas no deben dejarse encendidas nunca sin la debida vigilancia, especialmente si hay niños o mascotas en casa que puedan llegar a ellas (como por ejemplo podría ser el caso de los gatos).

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías

¿Qué es lo que piensas?