Escrito por

Cómo hacer un humificador casero

Ideal para cuando tenemos niños pequeños o personas mayores en casa porque limpian el ambiente y mejoran la respiración. Además, respirar un ambiente depurado y saludable siempre nos vendrá bien. Te enseñamos Cómo hacer un humidificador casero para que disfrutes de sus ventajas sin gastar dinero en comprar un aparato en el mercado.

Por qué tener un humidificador en casa

como-hacer-un-humidificador-casero2

El aire perfecto, ni demasiado seco ni tampoco húmedo, ya que ambos pueden generar problemas de salud. ¿Cómo conseguir que el aire que respiramos en casa sea el adecuado? Es fácil, pues tan solo tienes que poner un humidificador en casa o en tu oficina, escuela y, en definitiva, cualquier espacio cerrado por dónde frecuentes, y estarás consiguiendo los niveles óptimos de aire para respirar saludablemente.

Podríamos darte muchas razones para tener un humidificador en casa. La primera de ellas es que favorece que el aire entre a los pulmones, de modo que si hay personas alérgicas o estamos en un lugar donde se fuma mucho, el humidificador es del todo recomendable. Lo mismo ocurre cuando hay personas asmáticas o con problemas respiratorios, donde la existencia del aparato se convierte casi en una exigencia.

Por otro lado, al evitar que el aire sea demasiado seco, el humidificador contribuye a mantener sana nuestra piel y a evitar que la garganta sufra irritación.

Y, ¿sabías también que los ambientes secos favorecen la proliferación de microorganismos? Estos son los causantes de enfermedades de tipo infeccioso como, por ejemplo, la gripe. Otro motivo más para usar el humidificador.

como-hacer-un-humidificador-casero3

No te pierdas este post:

Cuando hablamos de que el humidificador mejora la salud de nuestra piel y nuestro sistema respiratorio, nos estamos refiriendo a que aquellas personas que sufren de sinusitis o de picores y sequedad en la piel, las cuales también experimentan cambios cuando el aire es demasiado seco o húmedo.

Un aspecto más desconocido es el de la electricidad estática. En nuestras viviendas existe y, aunque no pensamos en ello, cuando hay bebés o niños de corta edad debemos andar con cuidado, porque son pequeñas descargas eléctricas que a su diminuto cuerpecito puede hacerles daño. Con el humidificador esto no sucede y la electricidad estática disminuye.

En lo referente a la propia vivienda, el humidificador evita que se formen grietas en las paredes o que se cuartee la pintura. E incluso los electrodomésticos pueden funcionar mal cuando el ambiente es muy seco.

como-hacer-un-humidificador-casero4

¿Tus paredes tienen grietas?

Teniendo en cuenta que el humidificador es un sistema silencioso y con tantos beneficios, no deberías tardar en conseguirte uno. A continuación te enseñamos cómo hacer un humidificador casero.

Materiales para hacer un humidificador casero

Antes de proceder a elaborar tu humidificador casero tendrás que ir a la tienda y comprar algunas cosas. Estos son los materiales para hacer un humidificador casero. Toma nota y ve buscándolos.

  • 2 tubos de plástico de unos 5 mm.
  • 1 recipiente de plástico. Puede ser una botella o un tupper, etc. Cualquier recipiente de plástico que tengas a mano.
  • Cinta aislante o cola termofusible. Con una barra tendremos suficiente.
  • Un compresor de aire. Valen los que venden para los acuarios.

Como ves son materiales que tampoco van a ser muy difíciles de encontrar y que te darán el apaño para crear tu humidificador y comenzar a respirar aire limpio y saludable.

Cómo hacer un humidificador casero paso a paso

como-hacer-un-humidificador-casero5

¿Ya compraste todos los materiales o los encontraste por casa y estás listo para comenzar la mano de obra? Vayamos al lío entonces.

Más información en este post:

Paso Primero. Agujerea el recipiente

Coge el recipiente de plástico y hazle un agujero en la tapa. Ten en cuenta que por eso agujero han de pasar los dos tubos, así que hazlo lo suficientemente grande como para que los dos quepan en su interior.

Paso Segundo. Introduce los tubos

A la hora de introducir los tubos piensa que uno de ellos tienes que hacerlo llegar hacia abajo del recipiente, pero el segundo tubo tan solo deberá asomar un par de centímetros.

Paso Tercero. Fija los tubos

Con ayuda de la cinta adhesiva o, mejor aún, si tienes barra de pegamento termofusible, fija los tubos al recipiente.

Paso Cuatro. Llena de agua

Echa agua al recipiente hasta que cubra aproximadamente la mitad del mismo. Cuando esté lleno, coge la tapa del recipiente y ciérralo.

Paso Cinco. Conectar el compresor de aire

Coge el compresor de aire y, de los dos tubos que introdujiste en el recipiente, conecta el compresor con el tubo más largo, es decir, el que llega casi al fondo del recipiente y está sumergido casi por completo. El tubo más corto será el encargado de liberar el vapor del agua.

Paso Seis. ¿Listo el compresor?

Con el compresor en funcionamiento las partículas de aire entra en contacto con las partículas de agua la cual pasa a un estado gaseoso.

como-hacer-un-humidificador-casero6

Ya tienes tu humidificador casero funcionando. Pero, ¿quieres saber más? Puedes multiplicar sus beneficios si añades a tu vapor plantas medicinales como manzanilla o eucalipto. Tan solo tienes que echarlo en el recipiente junto con el agua y obtendrás un ambiente perfumado y refrescante. Resulta perfecto para personas con problemas respiratorios y cuando estamos resfriados ya que despeja las vías respiratorias. También puede tener efectos relajantes.

¿Sabes otra manera de hacer un humidificador casero rápido y efectivo? Simplemente usando un hervidor de agua. Solo tienes que conectarlo y, mientras esté en funcionamiento, hará las veces de humidificador. O si estás en invierno, puedes colocar un recipiente con agua cerca de una estufa o cualquier fuente de calor.  En este caso, ten cuidado si hay niños o mascotas para que no se acerquen al aparato y no sufran de quemaduras.

Te puede interesar:

Galería de imágenes Cómo hacer un humificador casero

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías