Cómo iluminar una cocina con LED correctamente

Ahora que el recibo de la luz ha aumentado hasta límites insospechados, especialmente en los últimos años (y, de forma ciertamente particular, en los últimos años), no hay duda que cambiar toda la iluminación tradicional de casa por iluminación LED pasa a convertirse siempre en una excelente y útil opción, en especial cuando deseamos intentar, […]

Ahora que el recibo de la luz ha aumentado hasta límites insospechados, especialmente en los últimos años (y, de forma ciertamente particular, en los últimos años), no hay duda que cambiar toda la iluminación tradicional de casa por iluminación LED pasa a convertirse siempre en una excelente y útil opción, en especial cuando deseamos intentar, al menos, ahorrarnos unos euros en la factura mensual o bimensual de la luz. Y es que como opinan muchos expertos, aunque es cierto que la iluminación LED no es tan económica como la tradicional, sí es cierto que el beneficio llega a la larga. Es decir, a pesar de que al comienzo requiera de cierta inversión, pronto conseguiremos recuperarla con la evidente “rebaja” o disminución en el recibo. Y la cocina se convierte en una de las partes de nuestra casa fundamentales, dado que solemos pasar mucho tiempo en ella.

Cómo iluminar una cocina con LED correctamente

De hecho, son muchos los expertos que consideran que la cocina es el corazón y el alma del hogar. Es donde, por ejemplo, hacemos nuestra tarea, preparamos comidas deliciosas para los que amamos, nos reunimos con nuestros amigos y familiares después de las cenas, leemos recetas, clasificamos el correo…

Por todo ello, este maravilloso espacio multifuncional, y altamente visible en la mayoría de casas y hogares de prácticamente todo el mundo, necesita de ciertas “capas de iluminación” para que verdaderamente brille.

Como ocurre, por ejemplo, con un desayuno perfectamente saludable y equilibrado para empezar en nuestro día a día, la cocina requiere de un equilibrio adecuado de iluminación para llevarnos por el camino correcto con el fin de poder conseguir llevar a cabo las diferentes tareas de nuestro día a día.

Desde elaborar una deliciosa comida hasta la elaboración de listas para ir a la compra. En definitiva, la cocina se  convierte en un auténtico caballo de batalla en el hogar de un buen número de familias (por no decir en todos). Por tanto, la combinación de iluminación adecuada (por ejemplo, una iluminación empotrada dirigida hacia abajo, colgantes que ayudan a resaltar las islas, si existen…), nos aseguraremos de que siempre será apta para todos los usos comunes que llevamos a cabo cada día.

No te pierdas: Más de 100 fotos de cocinas pequeñas de 2020

Empezando por el principio

Conociendo los tres tipos de iluminación que existen

Antes de comenzar es necesario tener en cuenta cuáles son los tres tipos de iluminación fundamentales que existen: general, puntual y de ambiente o decorativa. ¿Y cuáles son sus principales diferencias? Toma nota:

  • General: Será la principal fuente de luz, ya sea no solo la luz natural, o incluso reemplazarla si falta. Es necesario lanzarla tanto de manera uniforme como sea posible desde el techo, y se puede hacer a partir de una combinación de luces colgantes, candelabros, luces empotradas y, finalmente, monturas empotradas.
  • Puntual: Si bien es cierto que la iluminación general o ambiental se utiliza con el fin de trabajar con comodidad por toda la cocina, es común que muy a menudo deje algunas sombras en zonas que, en realidad, requieren de un mayor enfoque. Por tanto, con la ayuda de la iluminación puntual conseguiremos iluminar las superficies de trabajo, e iluminarlas adecuadamente para poder preparar comidas de manera segura, detectar -y encontrar- ingredientes fácilmente en un determinado estante, leer recetas… Las opciones comunes de iluminación puntual incluyen luces LED de tira o luces de disco.
  • Ambiente o decorativa: Podríamos considerarlos como el tipo de iluminación que pone la guinda al pastel. Y es ideal para cocinas bien diseñadas.

Consejos útiles para iluminar la cocina

Para obtener el diseño de iluminación de cocina no solo más efectivo, sino sobre todo atractivo, es necesario planificar primero la iluminación puntual para proporcionar luz donde realmente la necesitamos, luego añadir iluminación ambiente o decorativa para conseguir cierto interés visual, y finalmente añadir la iluminación general al final, con el fin de llenar el espacio con la cantidad justa de luz ambiental.

La clave está en combinar las tres capas de luz con las lámparas y atenuadores de cocina correctos, obteniendo así la receta para el éxito en el diseño de la cocina.

Iluminando las tareas propias de la cocina.

La conocida como “iluminación de tareas” se centra en un área específica con el fin de proporcionar la iluminación específica necesaria para llevar a cabo determinadas tareas.

¿Y cómo conseguirlo de forma fácil y efectiva? Imagínate en la cocina; piensa en lo que normalmente haces allí, y en qué lugares lo haces. Divide la cocina en diferentes áreas de tareas individuales que necesitan de cierta iluminación: armarios, encimeras, cajones, el fregadero…

Incluso puede ser tremendamente útil iluminar el interior de los cajones de la cocina donde guardas los cubiertos y el resto de utensilios para comer. Aunque es cierto que, lo más habitual, es iluminar la encimera con alguna tira LED colocada en la parte superior (y debajo de los armarios de la cocina).

Cómo iluminar una cocina con LED correctamente
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar