Cómo limpiar los radiadores paso a paso

EspacioHogar.com

Cuando termina o comienza una temporada de frío, es momento de hacer un mantenimiento de los radiadores. La higiene y cuidado de estos aparatos va a determinar que duren más tiempo y, además, es importante para evitar problemas de salud, ya que unos radiadores en mal estado o sucios, pueden acarrear la propagación de gérmenes y causar alergias. Queremos enseñarte Cómo limpiar los radiadores paso a paso, ya que estos aparatos, expuestos durante meses, son propensos a acumular mucho polvo.

limpiar-radiadores

Qué necesitas para limpiar los radiadores

El primer paso para limpiar tus radiadores es saber qué cosas necesitas para la higiene adecuada de los mismos. Hay utensilios que son muy útiles a la hora de limpiar los radiadores como son los siguientes:

  • Aspiradora
  • Plumero
  • Varillas
  • Esponja y trapo
  • Cubo con agua jabonosa
  • Paños
  • Cinta adhesiva

Estos son los principales materiales y utensilios a la hora de limpiar radiadores. Ahora vamos a ver cómo proceder paso a paso a su limpieza.

Aprende a reparar tu lavadora:

Cómo limpiar los radiadores paso a paso

como-limpiar-los-radiadores-manos-de-mujer-istock

  • El primer paso para limpiar un radiador, o cualquier aparato eléctrico, es apagarlo. Nunca debemos manipular un aparato eléctrico que esté encendido, porque podríamos tener un accidente, e incluso poner en riesgo nuestra vida y provocar un incendio en casa, aparte de que nuestro aparato se estropearía. Recordemos que si un electrodoméstrico se moja, esto es muy peligroso.
  • Si tuviste tu radiador encendido, antes de proceder a la limpieza, espera a que se enfríe por completo.
  • Una vez el radiador esté frío, y si no quieres poner todo perdido, coloca periódicos o papel alrededor del mismo, para no llenar de agua y de jabón mientras lavas tu radiador. Suelo y pared deberían quedar protegidos. Y es que limpiar un radiador no es fácil, así que vas a ensuciar y bastante mientras lo haces. Como dice el dicho “más vale prevenir que lamentar”, así que cubre suelos y paredes cercanas al radiador cuando vayas a proceder a su lavado.
  • Limpiar un radiador tiene trabajo, porque el polvo de cuela por cada rendija y se apila en cada recoveco, así que hay que limpiar a fondo. El trabajo puede bastante complicado, pero puedes ayudarte con unos cepillos especiales para radiadores... que venden para esto. Son cepillos con forma cónica, que pueden alcanzar cualquier rincón y que tienen la capacidad de atrapar el polvo. Resultan geniales para este propósito de dejar tus radiadores libres de polvo y suciedad.
  • Una vez estemos listos para empezar y antes de meternos en el lavado profundo, comencemos eliminando el polvo superficial. Para esto, nos bastará con pasarle un trapo al radiador, o un plumero. También puedes utilizar una pistola de aire o secador para insuflar aire y echar el polvo fuera.
  • Toca lo más complejo: limpiar el radiador por dentro. ¿Cómo lo hacemos? Un truco sencillo consiste en atar un trapo al extremo de un palo o varilla que sean finos y largos. Puedes hacerlo con cinta adhesiva. Tendrás que introducirlo entre las rendijas y pasarlo de extremo a extremo para limpiarlo bien por dentro. Primero con un trapo en seco.
  • El siguiente paso es repetir la operación anterior aunque, en este caso, usaremos un paño humedecido. No necesitas usar productos extraños, sino que será suficiente con una solución de agua jabonosa.
  • Tal y como enjabonas, toca enjuagar, ya que el jabón tampoco puede quedarse en nuestro radiador, así que introduce de nuevo el palo o varilla, pero esta vez, con un paño humedecido únicamente en agua, con la idea de retirar en jabón.
  • Cuando hayas enjuagado, siguiendo el paso anterior, nos toca secar. Esto se logra pasando otra vez el palo o varilla con el trapo que, en esta ocasión, será un trapo seco.
  • Pero no solo las rendijas necesitan limpieza, sino también la pared interior del radiador debe limpiarse en profundidad. De nuevo, lo haremos con el palo forrado con un trapo.
  • Que no se nos olviden las esquinas. Aquí, con pasar un cepillo de dientes será suficiente.

como-limpiar-los-radiadores-limpieza-istock

Si quieres conocer algunos trucos para acabar con la suciedad del radiador, incluso la más rebelde y el polvo que se niega a salir, debes saber que el vapor ofrece una buena ayuda para conseguir esto. Si tienes una máquina de vapor, enciéndela y aplica el vapor sobre las zonas del radiador que necesitas limpiar. Esto sirve para derretir la suciedad que se ha endurecido con el tiempo, pero también para secar los restos de agua que hayan quedado.

Hemos visto cómo limpiar los radiadores. Bien. Pero ahora resulta que no todos los radiadores son iguales. De hecho, pueden distinguirse entre radiadores de hierro fundido y radiadores de metal. Los primeros tienen que limpiarse con frecuencia e incluso es buena idea pintarlos con una pintura o producto que sea transpirable. Podemos quitar el polvo con una aspiradora y luego pasar un paño húmedo para limpiar a fondo. Si lo necesitas, puedes aplicar un desengrasante.

Los radiadores de metal, no necesitan que uses la aspiradora y un paño estática puede ser suficiente para su correcta higienización, porque el polvo queda atrapado en su tela.

¿Necesitas dividir ambientes? Mira este post:

Cómo purgar los radiadores

como-limpiar-los-radiadores-cepillo-istock

Los radiadores vienen con una válvula de purgado. Esta suele estar en la parte superior del aparato, de modo que abrirla y dejarla abierta hasta que salga toda el agua acumulada. Toda esta operación hay que hacerla lógicamente con el aparato apagado. Necesitarás también colocar un recipiente para recoger al agua que sale. Una vez acabado, todavía nos quedará comprobar cómo está la presión del agua y verificar que todo está correcto.

Ahora ya sabes cómo limpiar los radiadores paso a paso, para dejarlos listos de cara a la llegada de las bajas temperaturas.

Te puede interesar:

Galería de imágenes Cómo limpiar los radiadores paso a paso

EspacioHogar.com

También te puede interesar