Cómo limpiar una almohada viscoelástica

La limpieza de nuestra zona de descanso es absolutamente fundamental para nuestra salud. En anteriores artículos os hemos hablado de cómo limpiar un colchón, en esta ocasión nos toca hablar de cómo lavar una almohada viscoelástica sin que pierda sus características porque ¿sabías que no todas las almohadas se limpian igual?

A pesar de que lo que más escuchamos es la importancia de airear y limpiar los colchones, las almohadas requieren del mismo tipo de procedimiento. Pensad que estamos en contacto directo con ellas, que dejamos sobre ellas nuestros restos de sudor, humedad, que se pueden depositar sobre ellas polvo y ácaros. Y, si lo pensamos así, ¿cómo no va a ser importantísimo incluirla en las rutinas de limpieza?

Si nos centramos ya en las almohadas viscolásticas, la verdad es que este material llegó a nuestro mundo del descanso para quedarse y es que tiene unas características que lo hacen sensacionales, como que se adapta al cuerpo. Otra característica que os puede parecer menos estupenda es que se trata de un material delicado por lo que no se puede meter en la lavadora, así sin más, si no que tenéis que fijaros en la etiqueta por si os dijeran lo contrario.

Hemos preguntado a Sofareva, que son expertos en material de descanso, y según nos han dicho, un consejo importante a la hora de limpiar una almohada viscoelástica es que este tipo de almohadas es mejor lavarlas a mano, incluso las transpirables que pueden meterse en la lavadora. Nos explican que hay que tener en cuenta que son especialmente sensibles al calor y a la humedad, por lo que puede estropearse y deformarse.

Entonces ¿cómo lavar las almohadas viscolásticas?

Lo primero que tienes que saber es que es de lo más recomendable que adquieras una funda protectora para tu almohada, como seguro que ya tienes con tu colchón, pues esto te va a permitir protegerla mejor y evitar las manchas amarillas. Además, la funda se puede lavar con más frecuencia y te ayudará a tener una mejor higiene en tu descanso.

Desde Sofareva nos aseguran que es fundamental lavar la almohada una vez al mes. Para ello, no hay que meterla en la lavadora ni aplicarle un exceso de agua. Lo único que tienes que hacer es aspirarla para eliminar cualquier resto de polvo que pueda tener y, posteriormente, pasarle un paño humedecido con jabón neutro, no utilicéis otro tipo de productos más abrasivos ni tampoco apliquéis un exceso de humedad.

En el caso de que se produzca una mancha en tu almohada es imprescindible limpiarla en la mayor rapidez posible. Para ello, lo único que tienes que hacer es aplicarle una mezcla de agua tibia con jabón neutro, humedeces una esponja y la escurres (nunca debe llevar exceso de agua) y haces movimientos circulares, suaves, sobre la mancha.

A la hora de secarla está absolutamente prohibido ponerla sobre un radiador o ponerla al sol en las horas más intensas. Este material es muy sensible a las altas temperaturas y se puede estropear fácilmente, por lo que hay que dejarla secar al aire pero sin exponerla a un calor intenso. En el caso de que vivas en una zona donde hay mucha humedad y es muy difícil que se seque, no está recomendado el uso del secador pero si tienes que hacerlo, ponlo en la modalidad más fría que disponga y nunca lo pegues demasiado, a la par que seca por intervalos de tiempo para evitar que se recaliente la almohada y se estropee.

Una vez que esté completamente seca, que no tenga nada de humedad, será el momento de ponerle la funda protectora.

También te puede interesar