Escrito por

Cómo mejorar el rendimiento del lavavajillas

Aunque el poder contar con un lavavajillas electrónico en casa, facilita bastante el hecho de limpiar los platos y «cacharros» que utilizamos para cocinar, en ocasiones se nos estropea sin que sepamos el motivo, o no realiza una limpieza como debería. En Espaciohogar queremos hablaros ahora de cómo mejorar el rendimiento del lavavajillas.

El que nuestro lavavajillas dure más tiempo, que además funcione correctamente en cada lavado, y que sobretodo podamos ahorrar agua y energía en su uso, no es algo que sea imposible si seguimos una serie de rutinas que logrará el que le saquemos mejor rendimiento.

Cómo mejorar el rendimiento del lavavajillas

Lavavajillas limpio:

  • Es importante que el lavavajillas esté siempre limpio, ya que en ocasiones lo llenamos con todos los platos, vasos, y cubiertos sucios, y algunos de estos dejan restos que acaban por manchar nuestro electrodoméstico; de la misma manera que pueden quedar restos de agua o jabón. Comprueba tras cada lavado que todo está limpio o que de hecho no se haya «colado» algún resto de comida.
  • Además de estos restos, no podemos pasar por alto el que con el tiempo se vaya acumulando cal, grasa y que se puedan obstruir las tuberías, los aspersores, filtros y demás componentes del lavavajillas. Para que quede completamente limpio puedes comprar productos (como pastillas) que además son muy sencillos de utilizar.
  • Para evitar que la cal acumulada se deposite en el cristal que limpiamos, es importante que utilices antes del último aclarado un poco de abrillantador y de este modo toodo te quedará como nuevo.

Lavavajillas con buen olor:

  • Por otro lado es importante que evites los «malos olores» y que puede que aunque limpios, hagan que tengas que volver a lavarlo todo.
  • En el mercado podemos encontrar muchos ambientadores para el lavavajillas, pero lo cierto es que son algo caros para su verdadera función por lo que podemos echar mano de algún «truquillo» casero como por ejemplo medio limón.
  • Tan sólo has de colocar esa mitad de limón en el lavavajillas y ponerlo en funcionamiento y te darás cuenta que no sólo la vajilla sale limpia y con buen olor, sino que además este cítrico tiene propiedades desinfectantes.

Calidad del agua:

  • A veces, y sin que lo sepamos, el agua de casa es muy «dura» (que es aquella que disuelve magnesio y calcio) por lo que provoca que se acumule una mayor intensidad de cal en el lavavajillas después de cada lavado y que además la vajilla no quede limpia correctamente
  • Este problema podrás evitarlo si controlas el depósito de sal. Recuerda que la máquina dosifica la cantidad necesaria (en algunas máquinas se debe establecer la dureza del agua) pero que si nos descuidámos puede que tengamos que rellenarlo y que se nos haya pasado

Ciclos cortos de lavado:

  • Muchas veces utilizamos un ciclo quizás demasiado largo en el lavado del lavavajillas, y que si bien sirve para que la vajilla quede mucho más limpia, es evidente que hace que se gaste mucha más energía, y además que el aparato se vaya deteriorando poco a poco.
  • Aunque los ciclos largos son recomendables cuando tengamos que limpiar muchas cosas, y que además estén muy sucias, en nuestro día a día es mejor que optemos por un ciclo corto.
  • El problema es que muchos ciclos de lavado que duran poco tiempo, no limpian correctamente ya que quizás el agua entra muy fría.
  • La solución estará entonces en abrir la llave de agua más cercana al lavavajillas y hacerla funcionar hasta que el agua está caliente. Apaga el agua  (que puedes acumular en otro recipiente para no desesperdiciarla), y luego inicia el lavavajillaspara resolver este problema de la temperatura del agua.

Video de cómo limpiar y mantener tu lavavajillas:

Otros artículos de interés en Espaciohogar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías

¿Qué es lo que piensas?