Cómo quitar el moho del baño: Riesgos de tener moho en casa

Casi podríamos decir que el moho, por lo general, fundamentalmente ama dos cosas: el calor y la humedad; y son dos de los elementos necesarios no solo para que se produzca y aparezca, sino para que crezca. Por este motivo, es sumamente común y habitual encontrarlo creciendo en áreas húmedas de nuestro hogar, como por ejemplo es el caso del baño. Así, si lo dejamos por su cuenta y no lo tratamos ni intentamos -al menos- eliminarlo, continuará creciendo, pudiendo ocasionar una amplia variedad de problemas, y no solo en nuestra salud. El moho es capaz de manchar los materiales porosos, pudre las telas y, además, puede acabar contribuyendo a la aparición de alergias. Por tanto, ¿cuáles son los riesgos de tener moho en nuestra casa? ¿Qué podemos hacer para poder quitar el moho del baño?.

Moho en el baño

Aunque popularmente es conocido bajo el nombre de moho negro, la realidad es que este término se refiere concretamente a varias especies de moho que suelen tener un aspecto entre verde oscuro a negro, siendo la especie más común la denominada ‘Stachybotrys chartarum’.

Son mohos que suelen prosperar fácilmente en ambientes húmedos y frecuentemente cálidos, de ahí que sea común encontrarlo en zonas de la casa como baños, duchas, inodoros, sótanos y cocinas. Es más, puede crecer muchísimo más si utilizas un humidificador en el interior de casa, o si el clima existente en la zona es demasiado húmedo.

Se sabe que muchos mohos negros son toxigénicos. ¿Y qué significa? Fundamentalmente que tienden a liberar toxinas que pueden acabar siendo irritantes, e incluso terminar siendo perjudiciales para algunas personas que tienen afecciones preexistentes.

Nos encontramos en este punto con las conocidas como micotoxinas, las cuales se producen a medida que las esposas de moho crecen y forman colonias con otras esporas. De esta forma, una concentración elevada de micotoxinas pueden causar intoxicación por moho incluso en individuos perfectamente sanos y sin ningún tipo de patología o afección anterior, lo que dependerá directamente de varios factores, como: la propia concentración en sí misma de micotoxinas, la cantidad de tiempo que hemos estado expuestos a ellas, y otros elementos relacionados.

No te pierdas: ¿Cómo limpiar el moho de la lavadora?

Los principales efectos del moho en nuestra salud

Aunque no lo creas, la realidad es que la mayoría de las personas suelen presentar cierta sensibilidad al moho, lo que puede causar la irritación de las vías respiratorias, y la aparición de erupciones cutáneas leves.

Sin embargo, cuando tenemos alergia al moho, es más que evidente que acabaremos por experimentar síntomas muchísimo más severos, como: infecciones pulmonares, tos, ojos rojos e irritados, ataques de asma y urticaria.

Por otro lado, debemos mencionar algo fundamental: la exposición crónica al moho. Y es que puede causar alergias al moho sobre todo en personas que ya presentaban algún tipo de sensibilidad al moho.

¿Y cuáles son los principales causantes de estos síntomas? Las esporas liberadas por el moho, de manera que al momento en que vayamos a limpiar el moho, debemos intentar contener estas esporas al máximo. Como veremos en el apartado anterior, mojar el área a tratar antes de fregarla será sumamente útil para evitar que las esporas pasen al aire.

Efectos del moho en la salud

Cómo retirar el moho del baño fácilmente

Antes de proceder a la limpieza del moho es necesario, e imprescindible, tomar algunas medidas con el fin de proteger nuestra propia salud durante el proceso. Esto significa que debemos evitar ponernos manos a la obra en el momento en que se nos haya ocurrido hacerlo. Y sí tener presente algunos consejos y pautas que nos serán de mucha ayuda.

En primer lugar, es recomendable mantener el área bien ventilada, ya sea manteniendo la puerta del baño o la ventana abierta. También es imprescindible el uso de un equipo de protección, lo que es más importante si sabe si padeces algún tipo de sensibilidad a los mohos, dado que el proceso de limpieza seguramente removerá las esporas. Se aconseja el uso de guantes de goma para proteger tus manos de los productos de limpieza, así como gafas protectoras para proteger tus ojos de las salpicaduras, y una mascarilla.

Quitar moho en el baño

A la hora de qué producto usar, es recomendable optar por un limpiador doméstico a base de lejía, o bien una solución de lejía y agua. Es fundamental retirar y quitar todo el moho visible. Mientras que la lejía, o un fungicida, te ayudará a matar las esporas del moho.

Una vez te hayas puesto el equipo de protección, humedece primero la superficie mohosa con un poco de agua. Y luego cúbrela con el producto de limpieza. Recuerda que es fundamental que, antes de fregar, debes humedecer todas aquellas superficies que tengan moho.

Utiliza un cepillo para fregar para retirar el moho de las superficies. Luego limpia el exceso de producto y el moho de las superficies, y acaba enjuagando las áreas con un poco de agua limpia. Para terminar, aplica una solución de lejía y agua o un fungicida, y deja actuar durante varios minutos. En caso de que utilices cloro y agua no será necesario enjuagarlo.

También te puede interesar