Consejos para controlar los gastos de una reforma

Hacer una reforma en casa siempre genera revuelo y despierta un mar de dudas ¿me llegará el dinero?, ¿me gustará el resultado?, ¿surgirá algún imprevisto?, ¿con qué profesional debería de consultar la reforma?, así elevado al cubo. Y es lógico, cuando nos salimos de nuestra zona de confort aparece el temor a equivocarnos pero el deseo de lograr los objetivos que nos marcamos siempre pesan más. Por ello, en este artículo queremos hablarte de algunos consejos para controlar los gastos de una reforma que pueden ayudarte a mitigar un poco las preocupaciones y hacer la reforma de tu hogar con más tranquilidad.

Reforma vivienda

Hablemos de tu presupuesto ¿me llega el dinero?

Soñar soñamos todos estupendamente y se nos da de lujo imaginar cómo sería nuestro hogar si cambiara las ventanas o si tirara alguna pared o si… Pero el gran temor viene de la mano del dinero, es así. Por ello, lo primero que tienes que hacer es echar tus cuentas sobre los ahorros e ingresos que tienes, el colchoncito que siempre es bueno quedarse y saber cuánto dinero puedes destinar a la reforma.

Si hablamos de la reforma de un piso que acabas de comprar te recomendamos que consultes en tu entidad financiera si tienen una hipoteca que cuente con un extra para reformas del hogar, al igual que es importante que leas la letra pequeña porque puede compensarte pedir en otra entidad un préstamo para hacer la reforma a tu gusto, poder entrar a vivir y después ir pagando cada mes lo acordado.

A su vez, es importante que te informes sobre la posibilidad de deducirte la reforma de la casa en la renta, ya sea por deducciones autonómicas o estatales. En cualquiera de ambos casos, te recomendamos que leas cuáles son las condiciones de cada uno y el porcentaje de deducción de cada una de ellas.

¿Qué puedo hacer para que no se dispare el precio?

Una vez que ya sabes qué es lo que te gustaría hacer en tu vivienda llega el momento de pedir presupuestos para saber si todo eso que quieres realizar encaja con tu economía. Si no es así, si necesitas reajustar precios, muy probablemente los profesionales te indicarán cuáles son los costes de cada obra de la reforma para que puedas ajustarte mejor.

Por ejemplo, sabemos que actualmente los espacios abiertos y luminosos son una de las grandes tendencias del hogar, por lo que muchas personas optan por tirar alguna pared de casa, pero lo que ocurre es que suele tener un alto coste. Si ves que no es posible para tu economía, hay otras formas de conseguir una sensación parecida como optar por una decoración sin excesos, con paredes blancas y mobiliario también claro añadiendo solo pinceladas de color en la decoración.

Otro aspecto importante que encarece son los materiales a utilizar. Es cierto que a veces puedes encontrar materiales de gran calidad a bajo coste pero no es lo común, al igual que es cierto que a veces uno puede optar por materiales más económicos pero que en otros casos no compensa y hay que hacer el esfuerzo. Ante esto, lo mejor es estar atento a las ofertas que van saliendo, el stock de los outlets y de las temporadas anteriores, acudir directamente a fábrica, etc.

Adelántate

Antes de lanzarte a hacer una obra es necesario que sepas qué quieres. No solo se trata de qué zonas de la casa quieres cambiar si no que estés seguro del paso que quieres dar y de los materiales que quieres utilizar, de esta manera será más fácil que la obra no se alargue.

Hay materiales de la reforma que pueden tardar tiempo en conseguirse o servirse, por lo que es fundamental que sepas qué quieres para que después no cambies de opinión y el tiempo de la obra se alargue, lo que puede suponer que se encarezca el precio de la reforma.

Compara presupuestos

Sin ninguna duda, no te quedes únicamente con un presupuesto para la reforma que tienes pensada para tu hogar, tienes que pedir un mínimo de tres presupuestos para poder comparar correctamente. Ahora bien, debes de fijarte no solo en el precio final que te indican si no también en los materiales que van a utilizar, el tiempo de obra, el número de personas que va a trabajar en casa, ten en cuenta las referencias que tengas de ellos, etc.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar