Consejos para planchar la ropa en casa sin dañarla

A continuación queremos ofrecerte una serie de consejos para planchar tu ropa fácilmente y sin dañarla. Planchar consiste en una de las tareas del hogar más tediosas y, por lo mismo, en ocasiones no se hace con el suficiente cuidado y se termina por dañar nuestra propia ropa.

tutorial for a curly hair by beauty blogger

1.- Escoge un centro de planchado adecuado

Como en muchas de las tareas de hogar, el primer paso consiste en hacerse con las herramientas adecuadas. Aquí dan los mejores consejos para elegir un centro de planchado, con los que podrás encontrar el modelo que más te convenga.

Tal y como verás a lo largo de esta review, se trata de un aspecto fundamental que de hecho va a tener que ver con muchos de los puntos que vamos a tratar.

2.- Regula correctamente la temperatura de tu plancha

Este es probablemente el punto más importante y al que más atención hay que prestarle. En efecto, debemos siempre vigilar que, según el tipo de tejido que vayamos a planchar la temperatura de nuestra plancha sea la adecuada. Por ejemplo, en el caso de los tejidos que son 100% algodón sí podemos emplear una temperatura alta.

Sin embargo, si se trata de tejidos sintéticos o bien de tipo mixto, es más recomendable emplear temperaturas bajas. Igualmente, otro de los consejos que queremos darte para planchar tu ropa sin dañarla consiste en que en primer lugar hagas una prueba con ella.

Puedes empezar planchando uno de sus extremos viendo qué tal responde la tela frente a esa temperatura y, solo entonces, comenzar a planchar el resto. De cualquier manera, como pauta general te aconsejamos que emplees siempre temperatura baja para después ir incrementándola.

3.- Emplea siempre la función de vapor de la plancha para humedecerla

La función de vapor de una plancha nos sirve para humedecer previamente una superficie y posteriormente plancharla. Este consejo es especialmente recomendable en el caso de telas que sean muy delicadas, por ejemplo, la seda.

4.- Fíjate siempre en la etiqueta de la prenda en cuestión

A la hora de planchar una prenda de ropa sin dañarla debemos fijarnos especialmente en la etiqueta. Ella nos indica la temperatura ideal a la que podemos plancharla en función del tejido del que se trate.

Incluso, hay que decir que existen telas que ni siquiera es necesario planchar ya que no cogen arrugas.

5.- Sigue un procedimiento para planchar

A la hora de planchar, existen una serie de pasos que debemos tener en cuenta. En primer lugar, nos vamos a centrar en la parte central de nuestra prenda para ir desde ella hasta sus costuras progresivamente. Seguidamente iremos a las mangas, yendo desde sus hombros hasta las costuras que cierran su manga.

Lo último que debemos hacer es ir repasando con la punta de nuestra plancha zonas como el cuello o los puños en el caso de que se trate de una prenda de manga larga. Por último, vamos a darle la vuelta a la prenda para repetir el proceso esta vez en la parte contraria.

6.- Si existe un estampado o dibujo, no abuses del vapor

Otro de los consejos que debemos darte es que si la prenda cuenta con un dibujo que puede ser el emblema de la marca o alguna parte pegada en ella emplees poco vapor.

Usarlo en exceso solo contribuirá a dañar la prenda en ese punto, por lo que hay que ser especialmente cuidadoso con ello. Una alternativa para este tipo de prendas consiste en plancharlas del revés para no entrar en contacto directamente con el dibujo.

7.- Presta atención a las características de los polos

Uno de los problemas más comunes a la hora de planchar consiste en enfrentarnos a las prendas de tipo polo. Estas tienen una serie de características que las hacen difíciles de limpiar. Por ejemplo, su cuello.

Es una zona de difícil acceso y que si no se plancha bien puede quedar deformado para siempre. En efecto, se trata de un tejido que debe ser planchado con un poco de humedad y, por lo mismo, debemos aplicarle un poco de vapor.

Si nuestra plancha no cuenta con dicha función podemos hacernos con sprays para plancha que contengan almidón para facilitar la tarea. A la hora de planchar un polo, iremos dándole forma al cuello siempre de forma cuidadosa. Es recomendable aplicar un poco de estos sprays de almidón en el cuello para preparar la zona.

8.- Tejidos muy finos

A la hora de enfrentarnos a tejidos muy finos es preferible que empleemos para plancharlos un paño de hilo que colocaremos entre la prenda y la propia plancha. Con ello evitaremos dañarlo al aplicarle calor directamente.

En general, si aplicas estos consejos podrás obtener excelentes resultados para el planchado de todas tus prendas independientemente del tipo del que se trate; siempre contando con un buen centro de planchado.

También te puede interesar