Escrito por

¿Cuál es mi colchón ideal? Tipos de colchones y recomendaciones

Conocer cuáles son los diferentes tipos de colchones resulta imprescindible para poder escoger el adecuado y lograr un buen descanso. A día de hoy, todavía, hay muchas personas que no son conscientes de la importancia del colchón y la almohada en la salud del sueño, por lo que os compartimos algunas recomendaciones previas a la compra y los diferentes tipos de colchones, para que podáis elegir el mejor en función de vuestras necesidades.

Recomendaciones previas a comprar el colchón

Hoy día es tanta la variedad de colchones que podemos encontrar en las tiendas que resulta difícil escoger cuál es el mejor para cada uno.

Por ello, una de las recomendaciones previas a la compra de colchón es probarlo en la tienda; esto supone que no vale con el tacto del mismo, con presionarlo un poquito, sino que te olvides de la vergüenza y te tumbes durante unos minutos para notar cómo se siente tu cuerpo sobre dicha superficie. Una vez que te tumbes, colócate en diferentes posturas (las que suelas utilizar para dormir) y fíjate cómo responde tu cuerpo.

Es importante encontrar ese término medio en el que puedas contar con una buena superficie pero que no resulte demasiado blanda para ti. Esto se consigue comprobando cuánta holgura queda entre la curva de la zona lumbar y el colchón, pues ni debe pasar la mano por completo ni tampoco es lo más aconsejable que no quede ni un sólo hueco.

Hay tiendas que os van a ofrecer la posibilidad de devolver el colchón después de utilizarlo durante un tiempo concreto. La idea es ésta misma, que podáis aseguraros de que es la superficie ideal para vuestro descanso.

Si compartís colchón con alguien pero no tenéis los mismos gustos de colchón, el peso, o no os movéis de la misma forma mientras dormís, una de las opciones disponibles es comprar dos colchones unidos. De esta manera, los movimientos de la otra persona no os van a afectar y cada uno podrá contar con una superficie personalizada.

Tipos de colchones

¿Sabías que a la hora de escoger colchón también interviene tu peso, las posturas en las que suelas dormir y la temperatura? o ¿Sabes en qué se diferencian los diferentes tipos de materiales utilizados en los colchones? Son tantas cosas las que hay que conocer sobre los colchones que no me extraña que en muchas ocasiones acabemos comprando un colchón que no es el ideal para nuestra espalda.

Colchones de muelles

El término colchones de muelles suele generar una sensación que remite a lo antiguo aunque, en realidad, estamos hablando de colchones que han seguido evolucionando con los avances tecnológicos. En una sola frase, los muelles hacen referencia a que el colchón vuelve a su posición inicial en poco tiempo cuando te levantas; a su vez, una ventaja que aportan es que son transpirables.

Dicho esto, dentro de la categoría colchones de muelles hay más subtipos: muelles independientes, muelles continuos y embolsados.

Los muelles independientes son también conocidos como muelles bicónicos, son muelles que mantienen una sola estructura, enlazados unos a otros, pero siendo multitud de muelles diferentes colocados de forma vertical. Podéis encontrar diseños que cuentan con una cara para el verano y otra para el invierno, ofreciendo un buen soporte y ventilación en ambas situaciones.

Los muelles continuos o de hilo continuo hacen referencia a un único entramado de muelles que están formados por el mismo hilo metálico. Este hecho supone que suela ser más recomendado para personas que duermen solas que al compartir cama, ofreciendo un agradable soporte. A su vez, tened en cuenta que podéis encontrar diseños con una parte para verano y otra para invierno, contando con buena ventilación.

Los muelles embolsados son muelles independientes cada uno, con su propia bolsita, que facilita que el movimiento no se note tanto. Es decir, un colchón a valorar si vas a compartir cama ya que la presión que se ejerza en un lado no afecta al otro lado de la cama. El tiempo de vida estimado de este colchón suele ser de unos quince años, ofreciendo un buen descanso para sus usuarios.

Colchones de espuma de poliuretano

Si estás buscando un colchón barato para ocasiones esporádicas, los colchones de espuma puede resultarte útiles o interesantes. Este tipo de colchón tiene poca firmeza y, a diferencia de los anteriores, cuando aplicas presión sobre él no mantiene la forma. A su vez, son colchones que no tienen buena ventilación.

Concretamente, se trata de colchones elaborados con espuma de poliuretano expandido. En este caso, será importante la densidad del colchón pues será lo que nos indique la calidad del mismo; así que, a mayor densidad, veréis que el peso del colchón es mayor y también su precio. Para que os sirva de referencia, los colchones con una densidad inferior a 35kg/m3 están indicados para huéspedes ocasionales.

Colchones de espuma viscoelástica

Los colchones de espuma viscoelástica tienen un precio mucho mayor que los de poliuretano porque están elaborados con una espuma especial que se amolda al cuerpo y mantiene mejor la firmeza. Una de las desventajas es que, cuando se cambia de postura, tarda en volver a coger forma, por lo que puede ser algo incómodo.

En este caso, los colchones de espuma viscoelástica estarían recomendados para las personas que tengan que pasar largo tiempo encamadas.

Colchones de látex

Los colchones de látex suelen tener un precio bastante elevado y podéis encontrar tres tipos distintos: los que están elaborados con látex obtenido del árbol del caucho, los que se crean a través de látex sintético proveniente del petróleo y aquellos que están elaborados con una mezcla de ambos.

Lo que hace tan interesante a este tipo de colchón es que se adapta muy bien al cuerpo sin perder la firmeza, por lo que vas a poder girar sobre la cama o cambiar de postura sin incomodidad; otra ventaja es que es que con él no vais a tener problemas con los ácaros. La desventaja del mismo es que son, además de más caros, más pesados para poder rotarlos.