Decálogo completo para un cambio de armario con éxito

Este año estamos retrasando el cambio de armario por las altas temperaturas, rozando los 30 grados en octubre. El tiempo nos está dando una oportunidad más de lucir esas sandalias tan maravillosas que nos compramos el último día de rebajas y aún no tenemos ganas de sacar la lana.

Por si acaso te animas este puente a relegar al fondo del armario las blusitas y los vestiditos sin mangas, no te puedes perder esta guía definitiva para hacer el cambio de armario de verano a invierno sin morir en el intento.

Aquí te muestro algunos tips que ayudan a que este proceso no sea tan tedioso. Lo primero que hay que hacer es encontrar un momento ideal para hacerlo ya que generalmente se tarda una mañana, una tarde o en algunos casos un día entero.

El primer tip que te cuento es que saques todo lo que tienes dentro para de paso poder limpiarlo ¿y por qué no a la vez colocar ambientadores? de esta manera también te obligas a verlo todo y no dejarte nada por hacer.

¿Cuándo hago el cambio de armario?

Yo te recomiendo hacer dos cambios de armario al año, aunque también se puede aumentar a cuatro, lo que sería uno cada estación del año. Los principales se hacen uno al llegar la primavera y otro cuando termina el verano, a principios de otoño. Como he dicho al inicio de este post, este año el cambio se ha retrasado por las altas temperaturas.

Y si te preguntas el por qué hay que hacerlo es simplemente pura organización y facilidades a la hora de elegir qué nos vamos a poner. Pero, ¿cuáles son los verdaderos beneficios de hacer un cambio de armario?
● Se ahorra tiempo por la mañana a la hora de vestirte.
● Tienes más acceso a todas tus prendas.
● El espacio es mucho más amplio y limpio porque hay menos cosas.
● Te da la oportunidad de revisar todas las prendas detenidamente para saber cuáles son las candidatas a no seguir una temporada más.
● Seguro que encuentras alguna prenda o accesorio que dabas por perdido.

Pero vamos al lío ¿cómo hago el cambio de armario?

Tips para hacer el cambio de armario rápido y fácil

No te puedes perder: Cómo organizar un dormitorio muy pequeño

1. Saca todo lo que tengas

Lo principal es que saques todo lo que tienes en el armario para poder verlo todo con más claridad y también saber exactamente con el espacio con el que cuentas.

Otro de los beneficios y de por qué tenemos que sacar todo es para poder limpiarlo. El armario es un lugar donde se puede acumular mucho polvo y es un sitio que a las polillas les encanta. Así que limpiémoslo. Te recomiendo que empieces pasando la aspiradora para eliminar todo el posible polvo que tenga. Después puedes pasar un paño húmedo de una mezcla de agua y jabón neutro para que así las prendas de ropa que después vayas a guardar no cojan olor.

También te aconsejo que te hagas con unas bolsas de la ropa tanto para guardar las prendas de la temporada que dejamos atrás como la ropa que quieras donar, regalar, vender o tirar. Así irás haciendo montones ya seleccionados.

Las bolsitas atrapa olores con aromas también vienen muy bien para mantener un buen aroma en el armario, las de lavanda suelen durar más tiempo y dejan un olor muy bueno, lo que si que hay que vigilar es que la ropa no lo absorba.

2. Hora de ir seleccionando qué nos quedamos

Un truco que funciona muy bien es el de la percha. El truco trata de poner todas las perchas en una misma dirección y cuando uses algo girarla para el lado contrario, así podrás ver lo que no te has puesto. Si no lo has usado es un buen momento de decirle adiós. Seguro que otra persona puede darle una segunda oportunidad. Para poder ofrecerle otra vida a esa prenda puedes venderla, hay muchas plataformas de venta de ropa de segunda mano. Puedes donarla, seguro que en tu ciudad hay un punto de recogida de ropa, o tiendas de caridad donde la llevarán a personas que no tengan.

3. Limpia y guarda la ropa de la temporada pasada

La ropa de la temporada anterior hay que guardarla en perfecto estado porque las manchas una vez pasado el tiempo son más difíciles de eliminar. También te recomiendo que lo dejes todo planchado por el mismo motivo, hay prendas que debido a su tejido tienden a arrugarse más y estas arrugas con el paso del tiempo es más complicado quitarlas.

Un tip para guardar esta ropa es utilizar cajas de tela, bolsas de envasado al vacío o fundas de abrigo. Esto hará que el polvo no entre y la ropa no se deteriore.

En cajas o bolsas de envasado al vacío puedes meter las prendas que se doblan como las camisetas o los pantalones.

En cuanto a los vestidos, blusas o chaquetas puedes optar por las fundas de abrigo que además caben bastantes prendas en una misma bolsa. Lo que te ayudará a aumentar el espacio.

La mejor manera de almacenar los complementos como bufandas, cinturones, medias o bikinis entre otros es hacer en cajas. De esta manera los podrás almacenar sin perder su forma. Para los zapatos y los bolsos te aconsejo que utilices bolsas guardapolvo que pueden ser de tela o de plástico para protegerlos al máximo durante el tiempo que estén guardados.

Una opción para ahorrar algo de dinero y a la vez reciclar es utilizar las bolsas de cierre zip donde te envían algunas prendas de tiendas online, de esta manera le das una nueva vida y evitas un nuevo residuo al planeta.

4. Agrupa la ropa

Es importante que mientras estés haciendo el cambio de armario vayas agrupando la ropa como te he comentado a lo largo de este post. Puedes ir haciendo diferentes montones para después no tener que repetir el proceso.

La catalogación de ropa te va a venir muy bien para después colocarla en el armario exitosamente. Redistribuye la ropa según cómo la vayas a usar. Para tener una buena organización, lo mejor es tener un armario cremallera para poder adaptar los espacios mejor te vengan en todo momento, pero si no es tu caso, como tampoco es el mío, puedes optar por una organización por colores, formas o por usabilidad de la prenda.

5. Elige bien cómo guardar la ropa

Las perchas son una parte fundamental en toda colocación de armario ya que pueden ser todo un quebradero de cabeza. Yo te recomiendo que utilices perchas recubiertas de terciopelo porque este evita que la prenda se resbale y caiga. Además, a la hora de elegir una buena percha hay que tener en cuenta que sea del tamaño ideal para nuestra ropa y si puede ser que tenga unas hendiduras para meter los tirantes de la ropa que son los más traviesos.

En perchas a mí me gusta poner las blusas y las camisas. Mientras que las camisetas las doblo al estilo Marie Kondo y las guardo en una cómoda. En la cómoda guardo los pantalones que están doblados al máximo y puestos en vertical para poder ver cuál quiero en ese momento.

Para separar la ropa interior, de la cuál no hago cambio de armario, utilizo unas cajitas de tela con el tamaño exacto del cajón de la cómoda y los agrupo formando como un panal de abejas para tener toda la ropa interior controlada.

6. Los zapatos mejor en bolsas

Si tienes espacio para mantener las cajas de los zapatos, es la mejor opción. Pero si careces de hueco para las cajas de los zapatos te recomiendo que utilices bolsas, estas pueden ser de tela o de plástico. En mi caso, como te he comentado anteriormente reutilizo las bolsas zip con las que muchas marcas envían su ropa a través de internet. Si no dispones de estas bolsas en el bazar seguro que encuentras bolsas de plástico con cierre zip para poder guardarlos.


Otra opción son las bolsas guardapolvo de tela. Puedes comprar packs y almacenarlos de esta manera, con ellas evitarás que los zapatos se manchen, cojan polvo o se dañen. Manteniendo el orden podrás identificarlos perfectamente y no tardarás nada en encontrarlos. También puedes guardarlos de esta manera de una temporada a otra.

7. Bolsas de envasado al vacío

Las bolsas de envasado al vacío son una solución para guardar todas esas prendas más voluminosas y que más ocupan. Esto puede ser, por ejemplo, el nórdico o la colcha de verano. Al quitarles todo el aire su volumen disminuye ⅓ de su tamaño original y te da la oportunidad de guardar más cosas en el mismo espacio.

Estas bolsas puedes colocarlas en las baldas más altas del armario, si tienes un trastero también podrás almacenarlas allí porque protegen de cualquier agente externo. Un tip en cuanto a las bolsas de plástico de envasado al vacío es que sean transparentes para poder ver rápidamente qué es lo que contienen.

8. Complementos

A la hora de guardar los complementos es muy importante hacer divisiones y tenerlo todo catalogado. Lo más cómodo y ordenado es separarlos por tipo, como he dicho antes puedes hacerlo por: ropa de baño, cinturones, bufandas, pañuelos u otros e ir guarándolos en cajas. De esta manera también podrás aprovechar si lo quieres quitar durante una temporada u otra.

Al hacerlo en cajas, los complementos no transforman su tamaño o su forma ya que en bolsas pueden dañarse.

9. El mejor orden es el que sigas

A día de hoy existen muchos gurús del orden y la limpieza, muchos decálogos de la organización, pero lo que mejor funciona es el sistema de organización que al cabo de los días mantengas.

A mí por ejemplo, lo que mejor me funciona a la hora de organizar el armario es por el uso que le doy a la ropa, es decir, las blusas que me pongo a diario las pongo en el centro que es donde mejor acceso tengo, las blusas que son más arregladas o de fiesta las pongo en los laterales.

Los vaqueros los pongo juntos y ordenados según el tipo de corte que tengan, y así con todas las prendas. A mí el sistema de los colores no me funciona, pero sí sé que a la mayoría de las personas les facilita mucho el orden. Como te digo la mejor forma de organización es la que mantengas.

Si tienes alguna duda de organización en la que yo pueda ayudarte puedes ponerte en contacto conmigo a través de Instagram en @bricoleta.home o por email en bricoleta.home@gmail.com estaré encantada de ayudarte en lo que pueda.

Texto y fotos por Silvia Palomino (@bricoleta.home)

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar