Decoración del jardín con una cubierta de piscina

¿Puede tener otra función una cubierta de piscina que no sea la de cubrir la zona de baño? En este artículo te vamos a hablar sobre sus posibilidades de decoración y las ventajas que aporta a los usuarios.

Decoración del jardín con una cubierta de piscina

Los diseños de cubiertas de piscina han ido transformándose hasta ser una pieza decorativa más del jardín. Hoy día, en empresas como Vegametal, puedes encontrar diseños que se adaptan de forma estupenda al entorno, además de cumplir con sus funciones de cara a las piscinas y las ventajas extras que aporta.

A la hora de buscar el diseño perfecto tienes que tener en cuenta que hay tres categorías principales, las cubiertas altas, las bajas y las planas. A continuación, te contamos en qué consisten y cuáles son sus características principales:

Las cubiertas altas destacan porque su estilo arquitectónico se aúna con la estética del entorno, pudiendo aportar al espacio un toque elegante, con un aspecto más natural o industrial, en función del estilo que más te guste y los materiales (también colores) que hayas escogido. Dentro de esta categoría hay distintas versiones y, de antemano, hay dos tipos de estructura:

  • Estructura fija, tal y como su propio nombre señala, son estructuras inamovibles y cuenta con un acceso a través del lateral con unas puertas abatibles. Este tipo de cubierta te permite disfrutar de un baño en cualquier momento o incluso tumbarte en una zona protegida de las inclemencias del tiempo.
  • Estructura telescópica es la opción más interesante para aquellos que prefieren una cubierta que se pueda abrir y adaptar a las distintas necesidades en función de la estación del año. De esta forma, puedes conseguir una piscina totalmente cerrada durante el invierno o disfrutar de una piscina abierta durante el verano. Esta versatilidad se consigue porque está construida por módulos.

Las cubiertas bajas ocupan menos espacio a nivel visual, es decir, pueden pasar más desapercibidas a simple vista que las anteriores. Este aspecto resulta ideal para aquellas personas que cuentan con un espacio de jardín más reducido, pues otro tipo de cubierta podría generar la sensación de estar todo demasiado pegado. Eso sí, las cubiertas bajas tienen el maravilloso plus de que tienes la oportunidad de darte un baño en cualquier momento.

Las cubiertas planas son ideales para aquellos que queréis utilizar únicamente la piscina durante el verano, pues se cierra la piscina por completo con un material totalmente seguro y firme (no hacemos referencia a las lonas de plástico, recordad que hablamos de estructuras). A nivel decorativo, una de las grandes ventajas que supone es que no ocupan espacio a nivel visual, la amplitud del espacio sigue siendo la misma y al ser una estructura permite que uno pueda caminar sobre dicha zona o que podáis utilizarlo con otras finalidades, por lo que no se pierde espacio ni utilidad en ningún momento del año. Otra ventaja importante es que está considerada como la cubierta más segura del mercado.

Ventajas de instalar una cubierta

Dejando a un lado lo decorativo y centrándonos únicamente en las ventajas que puede aportar una cubierta, tendríamos que destacar:

  • Permite que el agua no se ensucie con tanta facilidad.
  • Reduce el uso de químicos para mantener un agua limpia y equilibrada.
  • Hay que dedicar menos tiempo al mantenimiento y limpieza de la piscina.
  • Evita que el agua se evapore.
  • Mantiene el agua a una temperatura óptima.
  • Puede ser utilizada como una medida de seguridad para evitar que niños y mascotas puedan caerse en el agua o bañarse sin supervisión, pues vais a encontrar cerramientos con apertura específica.
  • Teniendo en cuenta lo anterior, es rentable económicamente: menos gastos para calentar el agua, para limpiarla, en el uso de químicos, en la reposición de agua debido a evaporación.
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar