Escrito por

Domótica: todo lo que debes saber para que tu hogar sea inteligente

Hoy vamos a hablar de Domótica y de todo lo que debes saber para que tu hogar sea inteligente. Y es que, a pesar del avance de la tecnología en todos los ámbitos, cuando se habla de domótica, parece que se hable de un futuro muy lejano. Nada más lejos de la realidad.

La Domótica, a pesar de lo rimbombante de su sonoridad, no es más que el control y la automatización de los sistemas e instalaciones de una vivienda. Es decir, la posibilidad de controlar de forma automática los elementos de una casa. Un control que se puede hacer tanto de forma alámbrica (cable, fibra óptica…) como inalámbrica (WiFi, Bluetooth…).

En realidad, la Domótica tan sólo supone aplicar la tecnología que usamos en el día a día desde hace años, a elementos tradicionalmente manuales. Así, gracias a la Domótica podríamos subir y bajar persianas, abrir y cerrar puertas, encender o apagar luces y controlar todo lo que pasa en la vivienda. Incluso estando fuera de ella. De ahí que la aplicación de la Domótica, convierta tu hogar en una casa inteligente. Y es que este control puede hacerse tanto en el interior de la casa, como a kilómetros de distancia.

Para quienes estén interesados en convertir su vivienda en Domótica, esto es todo lo que debes saber para que tu hogar sea inteligente. Empezando por distinguir los diferentes ámbitos de aplicación de la Domótica.

Ahorro Energético

El ahorro energético es uno de los grandes objetivos de la domótica. La tendencia a medio plazo es que las energías utilizadas sean cada vez más limpias, y un hogar es un espacio que usa muchas energías. Por tanto, cuanto más ahorro energético haya en ella, más inteligente será. Así las cosas, para domotizar tu hogar, puedes empezar por seguir estos pasos que multiplicarán el ahorro energético:

  • Programas y zonificar la climatización – No es lo mismo poner el aire acondicionado o la calefacción en toda la casa, que hacerlo en la estancia que quieres enfriar o calentar. Con una sencilla instalación, puedes dividir la casa por estancias, poner la temperatura adecuada en cada una de ellas, y ahorrar energía y dinero cada vez que lo uses.
  • Racionalizar el uso de energía – No son pocos los electrodomésticos que, sin ser usados, están en permanente estado de stand by. La televisión, el microondas, el horno… Este estado supone un gasto de media de 100 euros al año por hogar. Tan sencillo como colocar enchufes inteligentes en estos electrodomésticos y programarlos para que se enciendan cuando nos interese. Sí, esto también es domótica.
  • Buscar la tarifa adecuada – La liberación del sector energético permite una mayor libertad a la hora de contratar electricidad en el hogar. Y hay que aprovecharlo. Por ejemplo, si durante el día no hay nadie en casa, se puede rebajar la potencia contratada y reducir la factura de forma considerable. Una casa inteligente no es si no la prolongación de un dueño igual de inteligente, y no hay nada más inteligente que ahorrar.
  • Energías renovables – La legislación en España es algo difusa, pero cada vez son más las compañías que trabajan en aplicar energías renovables a los hogares. Tesla, sin ir más lejos, ya comercializa su batería de acumulación que da soporte energético a un hogar sin problemas. Eso es domótica y eso es el presente, no el futuro.

Confort

Otro de los objetivos finales de la domótica es estar lo más cómodo posible en tu propia casa. Nada de pasar frío porque cuesta mucho dinero o no bajar la persiana por no levantarte. Por favor, decir eso en el siglo XXI es lamentable. Por tal motivo, la domótica es un avance tremendo a la hora de facilitarte todas las tareas en el hogar, eso sí, con algunos ajustes previos:

  • Automatización del alumbrado – Si quieres poder apagar la luz de cualquier habitación, sin tener que ir a ella, debes adaptar la instalación de la casa.
  • Regulación de la intensidad lumínica – Un regulador de intensidad en todas las luces de la casa, te puede permitir, no sólo dar un ambiente distinto a cada ocasión, sino ahorrar un dineral en electricidad.
  • Control total de la casa desde la tablet o el smartphone – Controlar todo lo automático de la casa desde tu móvil, es posible. Desde ver quién llama a la puerta y abrir, si quieres, a encender el horno antes de llegar a casa. Todo es posible.
  • Conexión a Internet – Obviamente, es imprescindible para aplicar la domótica a tu futura casa inteligente. Y ya que estamos, si por lo que sea te deja de funcionar la conexión, echa un ojo a este artículo: Por qué No funciona Internet | Problemas y Soluciones

Seguridad

La seguridad es una de las mayores preocupaciones de quienes poseen una casa. Gracias a la domótica, la seguridad ha alcanzado un nivel tremendo. Y es que la dificultad del acceso a una casa ajena se multiplica por mil si ésta es inteligente.

  • Programación de luces – Ya sea programando, ya sea activando de forma remota, puedes encender las luces que estimes para que parezca que hay alguien en casa. Parece una tontería, pero disuade a muchos ladrones.
  • Cámaras de vigilancia – Si el sistema de alarma o de detección de movimiento se activa en tu casa, automáticamente se encienden las cámaras de seguridad de la misma. ¿Y dónde emiten estas cámaras de seguridad? Directamente a tu móvil. Es decir, puedes ver quién está en tu casa, mientras avisas a las autoridades. La vida en directo.
  • Detección precoz – Los actuales sensores no sólo detectan el movimiento. Si por un casual, tu casa sufre una fuga de gas, de agua o hay un conato de incendio, la casa inteligente no sólo te avisa, sino que llama a quien considere oportuno (Policía, Bomberos o Urgencias), según la peligrosidad del incidente.
  • Control de accesos – Otra ventaja de la domótica es el cerrado automático y remoto de todos los accesos a la casa. Ventanas, persianas, puertas, rejas, portones… Todo se puede abrir o cerrar a kilómetros de distancia. A gusto del consumidor.

| Vía Construir&Decorar

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías