Cómo quitar el Gotelé paso a paso

Durante años, el gotelé fue un tipo de recubrimiento para paredes que estaba prácticamente en todas las casas, tanto es así, que todavía hoy podemos encontrarlo de modo que si deseas poder eliminarlo o si por el contrario te gusta y quieres saber cómo se pone, sigue leyendo ya que te vamos a explicar cómo […]

Durante años, el gotelé fue un tipo de recubrimiento para paredes que estaba prácticamente en todas las casas, tanto es así, que todavía hoy podemos encontrarlo de modo que si deseas poder eliminarlo o si por el contrario te gusta y quieres saber cómo se pone, sigue leyendo ya que te vamos a explicar cómo podemos pintar gotelé y también, cómo podemos quitar el gotelé paso a paso.

Esta manera de pintar la pared de casa, consiste tan solo en cubrirla de modo que nos quede estucada y con un relieve especial que por otro lado, es perfecto en el caso de que tener que cubrir paredes que tienen muchas imperfecciones.

Como podemos pintar gotelé

Lo  primero que os vamos a explicar, es cómo podemos pintar gotelé, garantizando además el mejor resultado. De hecho, antes de aplicar el gotelé, la superficie debe estar perfectamente lisa y homogénea, totalmente libre de grietas, agujeros y otras imperfecciones.

En realidad no es un trabajo particularmente complejo, pero es necesario llevarlo a cabo con extrema precisión, para no comprometer el rendimiento final. Enlechar una pared esencialmente significa cerrar todos esos agujeros debido a la inserción de ganchos, clavos y tapones utilizados para colgar pinturas y otros objetos. A menudo son lesiones mínimas, que pueden repararse rápidamente con un poco de masilla lista para usar, pero en algunos casos, especialmente en una pared bastante vieja, pueden aparecer grietas más o menos profundas en el yeso.

Por esta razón, recomendamos en primer lugar examinar la pared para identificar cuál puede ser la técnica más adecuada entre las que se usan normalmente:

Reparar con estuco multiuso listo para usar (para agujeros pequeños); reparar con masilla de polvo profesional (para agujeros y grietas); base en cemento y mortero y acabado externo en estuco (para grietas más grandes); lechada con inserción de malla (para lesiones de yeso). En cuanto a los materiales, además del estuco en la forma que considereS más adecuada, y posiblemente para cemento y mortero, debeS tener una espátula y posiblemente una llana de albañil y un cincel pequeño, así como papel de lija de grano medio.

Preparación de la lechada

La preparación de la lechada que servirá para reparar primero la pared se realiza a partir de los materiales básicos, cemento, cal y arena, para mezclar con agua, y no requiere una habilidad técnica particular. Sin embargo, si no tienes experiencia con las dosis, puede encontrar productos ya mezclados en el mercado, a los que simplemente necesita agregar una cantidad suficiente de agua, prestando atención a la formación de grumos.

Incluso con respecto a las cantidades, aunque son materiales normalmente utilizados en la industria de la construcción, es posible encontrar paquetes pequeños, diseñados para bricolaje y, por lo tanto, ideales para tratar una superficie pequeña.

En el mercado también puedes encontrar masilla lista para usar, en cualquier caso, te recomendamos, si es posible, que proporciones la preparación y la mezcla, para personalizar tanto la cantidad como la consistencia. Además, el rendimiento de la masilla recién preparada es indudablemente mejor que el del producto preparado, que una vez aplicado tiende a reducirse ligeramente.

La elección del producto, como ya hemos dicho, también depende del tipo de problema que necesites resolver:

para agujeros pequeños (máximo 2-3 milímetros) causados ​​por clavos delgados, sin la presencia de grietas o yeso comprometido, el relleno listo para usar es suficiente; para agujeros de 4-6 milímetros, con bordes astillados y pequeñas grietas, es necesario usar el relleno profesional para mezclar; En el caso de aberturas más profundas y piezas de yeso desprendidas, debe usar el mortero de albañil para llenar el vacío y terminar la superficie con una lechada profesional.

Preparación de la pared y cierre de las lesiones

En un ambiente interior, la necesidad de enlucir una pared normalmente se refiere a la presencia de agujeros causados ​​por clavos y tapones o pequeñas grietas superficiales formadas en el yeso. De hecho, a menudo solemos colgar cuadros, lámparas, estantes y otros objetos en la pared con ganchos o clavos de presión, y luego tal vez decidas eliminarlos: en estos casos es necesario rellenar y reparar rápidamente el agujero restante, para evitar signos visibles antiestéticos.

Si los agujeros son muy pequeños, solo aplicaeun poco de masilla, déjalo secar y pasa el papel de lija para que la superficie sea homogénea. Si, por el contrario, el yeso se daña con la presencia de grietas, debe seguir un procedimiento muy preciso:

Para grandes grietas, tienes que quitar todos los escombros y el polvo de la grieta, si es necesario, quitar las partes inestables con un cincel; después de eliminar todos los residuos, rocía ligeramente con agua para evitar la formación de otro polvo; llenar el vacío dentro de la grieta con mortero y cemento; realiza el acabado externo con el relleno profesional, nivelando la superficie perfectamente; Cuando el relleno esté perfectamente seco, pasa una hoja de lija para eliminar cualquier irregularidad.

Lijado y acabado estético

Una vez que haya terminado de llenar la pared, cerrando agujeros y grietas perfectamente, puede continuar con el acabado estético. En general, para terminar la pared recién enlucida, es suficiente pasar una hoja de papel de lija de grano medio-fino, en función de las características originales de la pared.

Es importante que, antes de aplicar el gotelé la superficie sea perfectamente plana de modo que una vez conseguido esto vamos ya por fin con la aplicación del estucado.

Hacer el gotelé

Cuando queramos aplicar el gotelé, lo primero que vamos a necesitar es la llamada «pasta al temple», que puedes comprar como tal, o comprar en polvo para mezclar con agua.

Una vez mezclada la pasta (o polvo) con agua, tenemos que proceder a su aplicación sobre la pared. Para ello, el uso de un rodillo es quizás lo más indicado de todo. Tenemos entonces que aplicar con un rodillo que sea de pelo largo, y además ir pintando la pared poco a poco para que podamos ir trabajando bien la pasta de modo que los grumos del gotelé queden bien y no unos encima de otros.

El modo de mover el rodillo, debe ser de abajo a arriba, y presionando para que se vayan formando los grumos o gotas.

Una vez hayas acabado, comprueba como te ha quedad el gotelé, y si es muy puntiagudo, puedes pasar un plástico para que se aplaste un poco. Cuando la pared se haya secado, ya la puedes pintar del color que quieras.

Como podemos quitar el gotelé

En el caso de querer quitar el gotelé de las paredes de caso, la labor puede ser más o menos complicada, en función de cómo haya sido aplicado el gotelé.

Si se hizo con una pasta al temple tal y como os hemos explicado anteriormente, puedes optar por algo tan sencillo como mojar la pared, esperar unos diez minutos y en cuanto el agua haya filtrado dentro de la pared tan solo tendremos que levantar y rascar el gotelé con la ayuda de una espátula. Una vez hayamos acabado de quitarlo todo, puede que tengas que reparar la pared con masilla como ya explicamos también antes.

Por otro lado, en el caso de que desees quitar un gotelé que haya sido aplicado con pintura plástica, es mejor que utilices un decapante que debes aplicar sobre toda la pared, dejar actuar y entonces que podamos rascar con la espátula.

Otros artículos de interés en Espaciohogar

Cómo quitar el Gotelé paso a paso
4.32 / 5
4.32 - 29 Votos

También te puede interesar

Un Comentario en “Cómo quitar el Gotelé paso a paso”

  1. kite fun tarifa dice:

    Yo he tenido gotelé en mi casa durante años y puedo decir que es un horror. Muy buenos los consejos para quitarlo, porque la verdad es que cuesta muchísimo!