Escrito por

Las tendencias en decoración de interiores que nos encontraremos en 2019

El final de cada año es el principal hito para el sector del interiorismo, pues es cuando comienzan a hacerse públicas las tendencias que triunfarán el siguiente año en cuanto a decoración y mobiliario.

Esto se ve complementado por los cambios estacionales, que motivan el cambio de armarios, otra parte del mobiliario y algunos objetos decorativos y complementos para acercarlos más a la temporada del año en cuestión.

Por norma general, las tendencias del siguiente año aparecen ya en los meses finales del año presente, con la llegada del otoño y el curso escolar, de modo que ya a partir del mes de octubre comenzamos a ver qué será lo más habitual en los hogares durante el siguiente año. Os mostramos a continuación algunas de las tendencias en decoración e interiorismo para 2019.

Los ambientes minimalistas

Aunque el minimalismo era un estilo que parecía ya obsoleto y superado, para este 2019 se recupera esa atmósfera. En muchos hogares prima esa sensación de buscar de manera constante espacios en los que halla simplicidad y armonía y que todo esto traiga consigo espacios amplios y habitables.

En el minimalismo no solo se tienen en cuenta la posición de los muebles o su tamaño, sino que es igualmente importante mantener una armonía de colores, conseguir un contraste cuidado entre tonos oscuros y claros o bien mantener un mismo color pero jugar con diferentes tonalidades en las paredes y el piso.

2019, el fin de los tonos pastel

En 2018 hemos visto cómo los tonos pastel han protagonizado el interiorismo y la decoración. Para 2019 la tendencia es más atrevida, más tropical. Así veremos muebles con colores más intensos: el amarillo, el azul, el verde oscuro o el rojo.

Con esta tendencia se busca potenciar los diferentes ambientes a través del color. Ya sea para la cocina o para el salón, pero quizás menos para el dormitorio; y a través de las paredes o de mobiliario como sillas, mesas o sofás, la clave radica en encender un poco el clima de la estancia pero sin saturar, generar ese ambiente tropical, divertido, intenso.

Ambientes vintage y el uso de vidrio

El estilo vintage seguirá estando muy presente en 2019, como lo ha sido durante los últimos años. Debemos diferenciar bien entre vintage y retro, pues el primero lo que busca es darle un aire más actual a espacios con estética retro pero que conserven ese ambiente más tradicional.

En este juego de sensaciones, el vidrio juega un papel fundamental, pues puede aparecer complementando muebles, piezas de decoración e incluso en forma de serigrafía, al estilo de la moda de los años 50 a 70 en el uso de este material.

Estilos industrial y étnico

Los espacios industriales, tan habituales y modernistas en grandes ciudades, aparecen de nuevo como tendencia, especialmente mediante el uso del hierro fundido o el acero sin tratamiento.

Una segunda opción es optar por una tendencia étnica, que no hace más que recoger la implementación clásica de los 70, con alfombras con motivo de animales tipo safari que se pueden completar con alternativas de decoración económicas como los vinilos autoadhesivos.

El tiempo de los metales

Si el estilo industrial avanza algo, por el uso del hierro o al acero casi sin tratar, el que los metales estarán muy presentes en la decoración de interiores en 2019. No será extraño la aparición de objetos y dispositivos funcionales y decorativos con acabados muy elegantes: oro en sus diferentes presentaciones, la plata para el mobiliario o los accesorios en rosa metálico.

Así, veremos lámparas, marcos, centros de mesa, espejos y un largo etcétera de objetos de decoración domésticos con acabados metalizados.

Armarios abiertos

Un último apunte interesante tiene que ver de manera profunda con el mobiliario. Los armarios abiertos son una tendencia que sigue al alza. Por falta de espacio o porque mostramos verdadero interés en mostrar prendas y calzado, cada vez son más familias las que optan por este tipo de disposición.

Y hablamos de armario, no de vestidor., de modo que el espacio disponible no es un problema grave. Podemos optar por una estantería en la que colocar ropa y calzado, y taparla únicamente con unas cortinas. Instalar apliques en la pared y barras para colgar la ropa, o cajoneras a modo de zapateros.