Lavavajillas casero: 3 recetas únicas para hacer en casa

El lavavajillas, al igual que otros electrodomésticos de casa, se ha convertido en otro de los elementos esenciales en nuestra cocina. Tanto como la nevera, es una herramienta muy útil que nos acompaña en nuestro día a día, y que, en definitiva, hace nuestras tareas domésticas muchísimo más sencillas y simples. En esta ocasión, como de buen seguro sabrás, lo que nos ofrece es la posibilidad de lavar nuestra loza sin la necesidad de mojarnos las manos: solo tenemos que introducir debidamente tanto los platos como los cubiertos, tazas y vasos sucios, poner la cápsula de jabón, apretar el botón ¡y el lo hará todo solo!.

Sin embargo, en ocasiones, especialmente cuando la cantidad de loza a lavar es poca, puede ocurrir que prefieras hacerlo por ti mismo/a. Si es así, posiblemente ya hayas notado que el jabón que usamos habitualmente como lavavajillas tiende a irritar muchísimo nuestras manos. Por este motivo, ¿a que es buena idea elaborar nuestro propio lavavajillas casero, fácilmente y con ingredientes un poco más naturales?. Te explicamos cómo puedes hacerlos en casa.

Lavavajillas casero

¿Cuáles son los beneficios de hacer nuestro propio lavavajillas en casa?

Si lavas la loza muy a menudo, y no tienes un lavavajillas eléctrico en casa, es bastante probable que ya te hayas percatado de la enorme cantidad de dinero que, cada mes (o cada semana), tiendes a gastarte en productos de detergente y jabón para lavar los platos.

Por tanto, si estás listo para cambiar tu jabón de lavavajillas, caro y cargado de químicos, por algo un poco mejor (a la par que casero), lo cierto es que es una opción excelente no solo por ser algo más natural, sino por ofrecernos excelentes beneficios. Concretamente, hacer nuestro propio jabón de lavavajillas nos brindará las siguientes cualidades:

  • Es barato, y evidentemente, muchísimo más económico.
  • Conoces cada uno de los ingredientes utilizados.
  • No contienen productos químicos agresivos.
  • Es un quitamanchas eficaz.
  • Es un desinfectante efectivo.
  • Mucho más respetuoso con el medio ambiente.
  • Sin aromas añadidos (que pueden irritar nuestra piel y causar alergias).

Como vemos, las ventajas a la hora de hacer nuestro propio lavavajillas en casa son muchos, pero quizá el más importante es que solo nosotros sabremos qué ingredientes hemos usado para su elaboración, de manera que terminamos controlando todo el proceso.

No te pierdas: 7 secretos para mantener tu lavavajillas en perfecto estado

Lavavajillas casero con bórax y bicarbonato de sodio

Qué necesitas:

  • 1 cucharada de bórax
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio

Instrucciones:

Empezaremos mezclando en un cuenco el bórax con el bicarbonato de sodio. Luego añádelo al compartimento donde habitualmente agregas el lavavajillas, ponlo en marcha y deja que funcione como de costumbre.

¡Listo! Si deseas hacer un lavavajillas un poco más grande, simplemente añade una taza de bórax y una taza de bicarbonato de sodio, y mézclalo bien con la ayuda de un tenedor.

Cómo hacer lavavajillas caseros fácilmente

Lavavajillas casero de bórax, bicarbonato de sodio y sal kosher

Qué necesitas:

  • 1 cucharada de bórax
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • ½ cucharada de sal kosher
  • ½ cucharada de ácido cítrico (de grado alimenticio)

Instrucciones:

En un cuenco mezcla todos los ingredientes, en las cantidades indicadas. Dependiendo de la carga de platos, utiliza una o dos cucharadas de esta mezcla, que deberás introducir en el compartimiento del lavavajillas destinado a ello.

Si lo deseas, puedes sustituir el ácido cítrico por una mezcla de limonada recién hecha sin azúcar. Incluso de forma adicional puedes agregar un aroma de limón.

Descubre también: Cómo mejorar el rendimiento del lavavajillas

Lavavajillas casero sin bórax

Qué necesitas:

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 3 cucharadas de ácido cítrico
  • 1 cucharada de sal kosher

Instrucciones:

En un recipiente de cristal mezcla todos los ingredientes. Al momento de utilizar el lavavajillas, utiliza una o dos cucharadas por carga, e introduce en el compartimento destinado para ello.

El resto lo puedes guardar en un recipiente de vidrio, el cual se conservará perfectamente. De esta forma, podrás utilizarla siempre que lo necesites.

Por último, como ocurre con el resto de productos de limpieza, aún cuando los hayamos elaborado nosotros mismos en casa y con ingredientes lo más naturales posibles, lo más adecuado es mantenerlos siempre preparado, y fuera del alcance tanto de los niños como de las mascotas.

También te puede interesar