Pequeñas reparaciones en casa

Pequeñas reparaciones en casa

A veces, ante un desperfecto que solo necesita una pequeña reparación, recurrimos a un profesional que después de ayudarnos, nos dejará una generosa factura que podríamos haber evitado. ¿Cómo? Pues reparando nosotros mismos esas cosas que, por su sencillez, no deberían agobiarnos. Lo mismo pasa a la hora de comprar nuevos accesorios para el hogar, ya que podríamos aprovechar los que ya tenemos; incluso aquellos que están estropeados porque seguramente se puedan arreglar fácilmente.

El gasto medio en reparaciones

¿Sabías que cada español suele gastarse una media de 1400 euros anuales en realizar reparaciones en casa? Pues sí, esta cifra se corresponde, más o menos, con un mes de sueldo para muchas personas, pero es posible reducirla de forma considerable. Hay muchas pequeñas tareas que podemos realizar nosotros mismos y que a veces pasamos por alto. Nos referimos a cosas tan sencillas como pegar un azulejo suelto de la pequeña cocina de tu piso o reparar artículos que pueden encontrarse en cualquier casa y que cambiamos con más frecuencia de la necesaria como, por ejemplo, percheros o utensilios del menaje de cocina.

Es posible que estés pensando que te van a hacer falta una serie de materiales que solo están al alcance de los más manitas, pero nada de eso. Basta con un pequeño surtido de productos de bricolaje de buena calidad para estar siempre listo ante cualquier problema. Lo que no puede faltarte nunca son cosas como las siguientes:

  • Juego de destornilladores
  • Pegamentos de calidad para diferentes superficies
  • Utensilios para cortar
  • Una caja de herramienta donde tenerlo todo ordenado

Utensilios que se pueden reparar

Como ya hemos mencionado, hay una serie de productos que se pueden reparar y que con demasiada frecuencia, se suelen tirar a la basura a pesar de que aún les queda mucha vida útil. No hablamos de elementos que se usan de vez en cuando, sino a cosas de uso cotidiano como los cuchillos de cocina, sartenes, ollas o accesorios de baño.

Problemas como el deterioro de los mangos del menaje de cocina se pueden solucionar con solo aplicar unas gotas de pegamento de alta resistencia que evite problemas en el futuro. Con este simple gesto conseguirás prolongar durante mucho tiempo la vida útil de un producto que has estado a punto de tirar y que, en consecuencia, iba a acabar engrosando la lista de gastos de casa al adquirir uno nuevo.

Además, también puedes hacerlo con una gran variedad de artículos como correas, zapatos y otras cosas que usas a diario. Recuerda que esto no solo es importante para ahorrar, sino también para contribuir a reducir los residuos con los que tanto daño hacemos al medio ambiente.

Grandes reparaciones a tu alcance

Hay otras tareas un poco más complejas que las anteriores, pero que podrías atreverte a llevar a cabo porque no requieren experiencia ni mucha maña. Por ejemplo, pegar un azulejo suelto es algo para lo que solo vas a necesitar un poco de cemento y no más de 30 minutos. Lo mismo sucede con esas juntas de la bañera o de los platos de ducha que pueden estar detrás de las filtraciones que causan humedad a tus vecinos. En este sentido, existe una buena gama de siliconas, algunas de ellas muy sencillas de aplicar, que te van a sacar de este apuro sin que un profesional de las reparaciones tenga que aparecer por tu casa.

En definitiva, tienes en tu mano la oportunidad de ahorrar mucho dinero en las reparaciones de la casa. Como has visto, hay tareas sencillas que te harán sentirte orgulloso de reparar tú mismo tu hogar.

También te puede interesar