Escrito por

Pinturas ecológicas para la casa

Si estás pensando en pintar tu casa y te preocupa tu salud y la de tu familia, elige siempre pinturas ecológicas para pintar tu casa. Resulta paradójico que a pesar de la cantidad de estudios y evidencias que alertan de los efectos nocivos que tiene para nuestra salud pintar las paredes de nuestra casa con pinturas que contienen metales pesados, productos químicos derivados del petróleo y hasta insecticidas… su uso a día de hoy no esté generalizado y sea un asunto tan desconocido aún para muchas personas.

Por qué usar pinturas ecológicas para la casa

Cada día somos más conscientes de que para conservar nuestra salud tenemos que cuidarnos y sí que tenemos cada vez más claro que para hacerlo, una decisión importante es cuidar lo que comemos, pero qué hay de lo que respiramos? El relacionar el estado de nuestra salud con lo que ingerimos conscientemente sí es algo que cada vez tendemos más a entender, pero ¿qué hay de cuidar también aquello que contamina nuestro cuerpo de una manera más insconsciente y silenciosa? Cuando decidimos pintar nuestra casa vamos a usar una media de unos 30 litros de pintura para cubrir las paredes y techos del lugar en el que posiblemente pasemos la mayor parte de nuestro tiempo y esta pintura nos va a acompañar durante bastantes años.  Las pinturas convencionales contienen sustancias que cubren de tóxicos las paredes de nuestro hogar y muchas de esas sustancias se acaban inevitablemente liberando durante su aplicación y también después a lo largo del tiempo debido a su desgaste. Esta emisión de sustancias nocivas en un sitio cerrado y pequeño como puede ser nuestro dormitorio puede hacer que estas lleguen a nuestro cuerpo a través del aire que respiramos y que puedan generarnos diversos problemas de salud como asma, alergias, mareos, dolores de cabeza… en el mejor de los casos, de ahí que nos debamos plantear el uso de pinturas ecológicas.

Algunas de estas sustancias peligrosas son el plomo, el cadmio, el mercurio, las resinas, el formaldehído, las cetonas, los disolventes, los fungicidas etc… Afortunadamente a lo largo de los años y tras la realización de muchos estudios que relacionaban los efectos nocivos de muchos de estos productos con el desarrollo de enfermedades, algunas de estas sustancias como el plomo se han ido prohibiendo pero desgraciadamente no se ha hecho con todas y aún quedan muchas sustancias permitidas actualmente en las pinturas que son perjudiciales.

Los COV’s (Compuestos Orgánicos Volátiles) son compuestos tóxicos que se asocian a los disolventes y que siguen estando presentes en todas las pinturas convencionales. Estas sustancias se desprenden de la pintura a temperatura ambiente en forma de gas y al ser inhalados pueden provocar problemas respiratorios como asma, otros daños asociados al sistema nervioso o incluso cáncer. El problema es que estas sustancias al desprenderse llegan a formar parte del polvo doméstico y se van inhalando poco a poco a lo largo de los años; como nuestro cuerpo no las elimina se van acumulando en nuestro organismo silenciosamente y sin que ni siquiera seamos conscientes de que esto está ocurriendo, lo que puede desencadenar enfermedades a largo plazo.

Las propias etiquetas de los botes de pintura alertan en muchas ocasiones de la peligrosidad de respirar sus vapores y advierten que se deben ventilar bien las habitaciones o tomar precauciones en caso de embarazo o niños. Sin ir más lejos, probablemente hasta nosotros mismos en alguna ocasión habremos podido experimentar dolores de cabeza fuertes tras haber estado pintando o tras haber llegado a un sitio cerrado recién pintado: esos olores fuertes y molestos son precisamente los COV’s, más concretamente gran cantidad de ellos en suspensión a la vez, ante los que nuestro sabio organismo reacciona y nos avisa.

La buena noticia es que puedes evitar esta contaminación silenciosa de tu propio hogar usando pinturas ecológicas para la casa, basta con saber identificar cuáles son realmente naturales y dónde encontrarlas, dos tareas no siempre sencillas pero eso es lo que vamos a intentar explicarte a continuación para ponértelo más fácil.

Cómo saber que una pintura ecológica lo es realmente 

Lamentablemente el concepto “ecológico” tiende a usarse muy a la ligera y muchas marcas recurren a él como mera estrategia de marketing. Existen también certificaciones oficiales como el sello de AENOR o la etiquera Ecolabel que es un sello otorgado por la Unión Europea que nos ayuda a identificar aquellas pinturas que tienen un impacto medio ambiental reducido, por lo que en cuanto a sostenibilidad será sin duda un paso adelante pero ¿y en cuanto a salud…?

Lamentablemente ambas certificaciones NO nos garantizan que la pintura ecológica lo sea realmente  y que por tanto esté libre de sustancias tóxicas, sino tan solo que se ha disminuido la presencia de las mismas: probablemente llevará un número más reducido de disolventes (Ecolabel, por ejemplo, autoriza la presencia de hasta 30gr. por litro de VOC’s) y no contendrá materiales pesados tan peligrosos como el cadmio o el mercurio pero a pesar de que la elección de pinturas con estos sellos sea por tanto mejor que optar por pinturas convencionales NO es ni de lejos suficiente en términos de salud.

Por todo esto, no nos conformemos con ver escritas las palabras “pintura ecológica” en el bote para quedarnos tranquilos y optemos en cambio por aquellas pinturas ecológicas naturales con componentes de origen vegetal o mineral y que por tanto no tengan ningún tipo de disolvente (VOC’s) en su composición. Existen dos alternativas con muy buenos resultados:

  1. Pinturas ecológicas basadas en aceites vegetales como el aceite de girasol, el aceite de linaza, el aceite de ricino, la cera de abeja, fécula de patata, extracto de amapola, resinas naturales…
  2. Pinturas ecológicas basadas en minerales como silicatos potásicos, arcillas, cal…

A estos tipos de componentes se les añaden pigmentos o colorantes naturales en polvo para darles el color deseado.

Los precios de las pinturas ecológicas oscilan de unas marcas a otras pero son algo más elevados que en el caso de las pinturas convencionales, no obstante, los resultados son buenos y duraderos. Tú mismo te darás cuenta al abrir el bote de que estas pinturas ecológicas no huelen como se supone que huele la pintura que siempre has conocido y esa es una de las señales más ilustrativas de que se trata de pintura ecológica de verdad.

Dónde puedo encontrar pinturas ecológicas: Lista de marcas de pinturas ecológicas 

Este tipo de pinturas ecológicas no las encontraremos lamentablemente aún a día de hoy en las tiendas convencionales de pintura, pero ese hecho no tiene que hacernos desfallecer en absoluto. Deberemos acudir a establecimientos y a profesionales comprometidos con la salud que hayan decidido no conformarse e innovar en productos más ecológicos y naturales. La buena noticia es que cada vez la oferta de marcas de pintura ecológica y profesionales comprometidos es más amplia dada la creciente demanda de personas cada vez más informadas y concienciadas con su salud y la de los suyos.

Existen diferentes marcas que a priori cumplen los parámetros que hemos venido enumerando y que ofrecen buenas garantías: es ahora tarea de cada lector informarse personalmente de las composiciones de cada una y elegir la que más le convenza:

PNZ, Livos, Naturhaus, Ecoquimia, Biofa, Biofusta, Kreidezeit (ver empresa: Embarro) Pinturas Keim… todas ellas comercializadas en España por diferentes empresas del sector de pinturas ecológicas.

https://www.amazon.es/dp/B00FQLUWQU/ref=cm_sw_em_r_mt_dp_U_VQooCb1TAPG6F

https://www.amazon.es/dp/B0047OTGSW/ref=cm_sw_em_r_mt_dp_U_cMroCbEJVJQZ5

https://www.amazon.es/dp/B00PH18LVM/ref=cm_sw_em_r_mt_dp_U_EZroCb5YDN4R9

Apuesta también por una casa libre de tóxicos sin renunciar a obtener unos buenos resultados en tus reformas: plantéate usar pinturas ecológicas para la casa.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías