Escrito por

Tipos de Sistemas de riego para jardines y cómo instalarlos tú mismo

Si tienes un jardín en casa o una terraza en la que has puesto todo tipo de plantas o incluso césped, debes asegurarte de tener un buen sistema de riego con el que asegurarte que todas tus plantas y flores reciben siempre el agua necesaria para poder vivir.

En el mercado podemos encontrar varios sistemas de riego, además de tener algunos que podemos instalar por nuestra cuenta. Veamos a continuación, cuáles son los Tipos de Sistemas de riego para jardines y cómo instalarlos tú mismo.

Tipos de Sistemas de riego para jardines y cómo instalarlos tú mismo

Es importante saber qué tipos de sistema de riego podemos encontrar en el mercado, ya que a partir de cómo sean y de qué modo trabajen podremos elegir el más adecuado para nuestro jardín y como no, instalarlo por nuestra cuenta.

Tipos sistemas de riego

Estos son los tipos de sistema de riego que existen:

Sistema de Irrigación sobre el suelo

Este es el sistema más económico y simple, pero también aquí hay diferencias. Cuando hablamos de riego por encima del suelo nos referimos a la lanza, así como a rociadores más complejos, los principales tipos son:

  • Lanzas: llamada así por la capacidad de “lanzar” el agua gracias a un chorro ajustable,
  • Rociadores estáticos: sin partes móviles, son los más básicos. De forma circular y equipado con múltiples boquillas. El ancho del área a irrigar se puede cambiar ajustando la presión del agua.
  • Rociadores oscilantes: Pueden limpiar con precisión solo ciertas áreas que se puede configurar de antemano con un selector.
  • Los aspersores giratorios: están montados sobre un trípode o una punta y están equipados con un martillo para distribuir el agua de manera uniforme.

Sistema de Irrigación subterránea

Los sistemas de riego subterráneo permiten (y son adecuados para) regar céspedes de cualquier tamaño con precisión. Se pueden programar en tiempos preestablecidos, para llevar la cantidad correcta de agua al césped sin desperdicio. Por su naturaleza no arruinan la estética del jardín, porque cuando están en reposo son prácticamente invisibles. Estos son sistemas de riego hechos a medida que se adaptan a cualquier tipo de área verde.

Sistema de Riego por goteo

Si le gustan las flores, las plantas exóticas, te gustan las macetas de flores exuberantes o si tienes una terraza con muchas macetas, necesitas un sistema de riego por goteo . Este tipo de sistema permite administrar la cantidad correcta de agua a cada planta. Por lo tanto, puedes establecer los requisitos diarios para cada maceta de su balcón y el sistema se gestionará de forma independiente en cada planta.

¿Cómo instalar nuestro sistema de riego?

La eficiencia, durabilidad y usabilidad de un sistema de riego dependen de factores tales como: los materiales y las tecnologías utilizadas. Para los equipos que tengan que durar años, la calidad es un elemento esencial. Es por eso que vale la pena confiar en un profesional. Una figura seria e industrial que puede proporcionarle garantías y ofrecerle un asesoramiento específico y competente.

Pero ¿podemos comprar e instalar propio sistema de riego para jardín? Sí, siempre y cuando tengamos en cuenta nuestras posibilidades (tanto en presupuesto como habilidad) y sobre todo en función del terreno a regar (no es lo mismo instalar un sistema de riego por goteo que uno de riego subterráneo).

Por ello veamos a continuación cómo podríamos instalar nuestro propio sistema de riego a partir de los tipos que hemos señalado.

Instalar sistema de riego sobre suelo

Tipos sistemas de riego sobre suelo

Dependiendo de cómo sea el sistema de riego que hayamos comprado, de lanza, fijo, móvil o giratorio, la instalación variará en función del punto en el que has de colocar el sistema.

Lo cierto es que es bastante fácil instalar este tipo de sistema de riego. Necesitarás eso sí saber qué superficie hay que regar. Lo mejor es que antes de comprar el sistema, debemos hacer un mapa del jardín, con la toma de agua dibujada para saber dé donde saldrá el agua, y como no, el terreno de modo que calculemos cuantos aspersores son necesarios. Además deberemos saber qué potencia y cuanta cantidad de agua es necesaria.

Una vez sepamos todo, compramos el sistema de riego que consideremos indicado y a continuación procedemos a instalarlo. Para ello tendremos que instalar primero las válvulas de paso de agua a la toma de agua, y a la manguera o tubo que va a suministrar el agua hacia los aspersores.

Dependiendo del tipo de aspersor, tendrás que fijarlo al suelo o colocarlo en el soporte correspondiente. Una vez instalado, deberemos abrir la llave de paso de agua o el grifo y probar que la cantidad de agua es la correcta. Además puede que tengas que instalar también un sistema automático de riego, de modo que comenzaría a trabajar cuando lo tengamos programado, algo mucho más complicado que quizás sí requiera de la ayuda de un profesional.

Instalar Sistema de Irrigación subterránea

Tipos sistemas de riego subterranea

Este tipo de sistema de riego va por debajo de tierra de modo que si no tienes mucha experiencia es mejor que te dejes asesorar por un profesional. De todos modos, debes saber que has de instalar el sistema a lo largo de toda la superficie a cubrir, levantando el terreno y llevando el sistema de modo que con los aspersores que luego se colocan, pueda cubrir todo el césped.

Cada uno de esos aspersores van conectados al tubo o sistema que hayas colocado bajo tierra, teniendo una pieza que hace que suban cuando toca regar y bajen para ocultarse una vez han acabado.

Además todo el sistema deberá estar conectado a al automatizador o programador y este al sistema de paso de agua o la llave, o grifo. De este modo cuando lo hayamos programado, los aspersores saltarán y regarán toda la zona.

Instalar Sistema de riego por goteo

Tipos sistemas de riego por goteo

Mucho más fácil será instalar un sistema de riego por goteo. Para ello, os recomendamos compraros un kit de riego por goteo que ya cuenta con todas las piezas necesarias entre las que tenemos: un automatizador para programar el riego, la manguera principal que llevará el agua a las plantas, una más estrecha para llevar el agua a las macetas, y otras piezas que ayudarán a distribuir correctamente el agua.

Lo primero de todo es extender el tubo principal y colocarlo por toda la zona en la que necesitamos que llegue el agua de riego. Debes evitar doblarlo, si has de sortear esquinas o hacer que vaya en dos direcciones, puedes utilizar las piezas que antes te hemos mencionado. Puedes cortar el tubo fácilmente para encajar esas piezas (calienta un poco el tubo con un encededor y verás como las piezas encajan a la perfección.

Una vez has distribuido el tubo conectas un extremo al programador o automatizador y este al grifo. El programador suele ir a pilas y actuará como grifo. De este modo hemos de abrir la llave de paso del agua y será el programador quien abra o cierre el paso del agua como progragremos (verás que tiene dos diales, uno para ajustar la frecuencia de riego y otra para ajustar el tiempo de riego).

Si tienes plantas o cultivos, necesitas el primer tubo extendido. Deberás hacer en él una serie de agujeros para colocar los goteros. En el caso de las macetas es mejor utilizar el otro tubo, que también debemos agujerar e insertar una pieza aún más pequeña llamada microtubo. Lo alargaremos hasta el centro de la maceta, cortaremos e introduciremos el gotero.

Ahora ya habrás instalado el sistema. Tan solo debes comprobar si funciona y ¡listo!.

Cómo hacer un sistema de riego sencillo

Para acabar queremos explicaros de qué modo podéis hacer un sistema de riego sencillo, para emergencias, y que solo os llevará cinco minutos.

Para hacerlo necesitas

  • 1 botella de 2L
  • cinta aislante
  • manguera de jardín

Pasos

  • Coge la botella de agua y la limpias bien. Ahora haces agujeros de modo que sirva para que salga el agua y pueda regar. Los puedes hacer con la ayuda de un destornillador y mejor si es de la mitad hacia abajo. Puedes hacer unos doce agujeros.
  • Ahora tienes que unir uno de los extremos de la manguera a la boquilla de la botella. Lo atas con cinta aislante.
  • El otro extremo irá al grifo de agua en el jardín. Asegurate de que no se sale, para ello puedes atarlo con un poco más de cinta aislante.
  • Ahora coge y cuelga la botella de un árbol que tengas en el jardín (y que sea central) de modo que cuando abras el agua del grifo, la botella se llene y riegue por toda la superficie que cubra.

Otros artículos de interés en Espaciohogar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías