Escrito por

Tipos de platos de ducha y mantenimiento

Una vez que ya has decidido que quieres realizar la obra para cambiar la bañera por el plato de ducha, es el momento en el que se inicia la batalla por decidir qué tipo de plato de ducha es el que más te gusta, el que se adapta mejor a la decoración del baño y el que mejor resultado te va a dar.

Tipos de platos de ducha

A pesar de que realizar una obra en casa suele generar bastante pereza, la realidad es que el resultado hace que todo compense. Si finalmente has decidido que ha llegado el momento de sumarte a los platos de ducha o que es el día perfecto para cambiar la decoración de tu baño, os vamos a ir mostrando los diferentes tipos de plato de ducha que tenéis disponible, sus características principales y fotos que os ayuden a ir descartando opciones al igual que encontrar la que más se adapta a vuestros gustos.

Platos de ducha de resina

Uno de los aspectos que hacen destacar los platos de ducha de resina es su durabilidad y la calidad de los materiales utilizados.

La fabricación de este tipo de plato de ducha requiere del uso de minerales como el cuarzo o el mármol, mezclado con resinas que pueden ser de poliuretano o poliéster. Las cantidades de las mezclas pueden variar en función de la marca, a la cual se añade el pigmento deseado para dar color y una capa de Gelcoat que garantiza que sea un plato más duro.

En los platos de ducha de resina podrás encontrar diferentes tipos de texturas: lisa, pizarra, piedra, hidráulico, entre otras.

Platos de ducha acrílicos

Los platos de ducha acrílicos son la opción económica, con un peso muy ligero y con un buen acabado.
Está considerado como una opción muy interesante si buscas un plato de ducha duradero, casi irrompible y antideslizante. Además, podéis encontrar una gran variedad de modelos, lo que os puede facilitar el encontrar el idóneo en función de vuestro espacio.

Platos de ducha de cerámica o porcelana

Tal vez, los platos de ducha de cerámica sean los más extendidos. Se trata de un material que resulta fácil de limpiar y, por tanto, hablamos de un material higiénico, cualidad indispensable para esta zona del hogar. Otra de las características importantes de la porcelana o la cerámica es que se trata de un material duradero que podría llegar a durar toda la vida si se mantiene en buenas condiciones.

Aunque todavía siguen existiendo estos modelos en el mercado, la realidad es que han bajado las propuestas puesto que los platos de ducha de resina que antes comentábamos se están llevando todo el protagonismo.

En este vídeo vais a poder ver qué tipo de plato de ducha os puede resultar mejor:

Cómo limpiar un plato de ducha

Si mantener la casa en orden y limpia se convierte en un aspecto importante y necesario, ni qué decir sobre la limpieza del baño y, en concreto, de los platos de ducha. No sólo se trata de una cuestión de hábitos sino también de salud, pues se pueden acumular muchas bacterias y moho, al ser una zona expuesta a un alto nivel de humedad.

La limpieza de los platos de ducha van a variar en función del material que hayas escogido, aún así, en TheBath.es recomiendan que no se puede utilizar productos abrasivos en ninguno, pues se dañaría el esmalte del mismo.

  • Para limpiar los platos de ducha de resina y los acrílicos se recomienda evitar productos como la lejía o el amoníaco. Este tipo de platos suelen presentar acumulación de cal, por lo que es preferible limpiarlos con un poco de jabón neutro y pasar un a bayeta para retirar los restos de humedad.
  • En cuanto a los platos de cerámica o porcelana se pueden utilizar productos específicos para la limpieza del baño. Sino, también puedes utilizar un jabón neutro y una bayeta para obtener un buen resultado.

Cuando hablamos de jabón neutro podéis utilizar el típico jabón lagarto o Chimbo, al igual que podéis utilizar una solución de vinagre y limón para la limpieza, consiguiendo un buen efecto. ¿Hay alguno que se os resiste? Otra opción a tener en cuenta es el uso de bicarbonato para las zonas más complicadas o perjudicadas.