Tu próxima alfombra será de vinilo y te contamos por qué

Si aún no tienes una alfombra de vinilo probablemente es porque aún no sabes todas las ventajas que puede ofrecerte. Así que, prepárate, porque estás a punto de sumarte a esta tendencia que no deja de crecer.

Alfombras más resistentes

Las alfombras de vinilo también conocidas como alfombras de PVC, son alfombras que se confeccionan con polipropileno. Este material plástico se utiliza en multitud de superficies y es súper resistente, flexible e incluso maleable.

Esta cualidad de gran resistencia las hace ideales para colocarlas en zonas de mucho tránsito, como pueden ser los pasillos o el recibidor, puesto que te aseguras que va a mantenerse en buen estado.

Múltiples diseños

Al tratarse de una alfombra de vinilo tienes la ventaja de que te vas a encontrar multitud de diseños, no solo por la temática plasmada en la misma, si no también en el tamaño y la forma. Son alfombras que se pueden personalizar fácilmente.

Además, como hay tantos diseños es sencillísimo encontrar una alfombra que vaya con tu estilo decorativo: nórdico, minimalista o industrial, moderno, contemporáneo, ecléctico… Hay diseños para todos los gustos y estilos.

Por ejemplo, puedes encontrar diseños de flores, de estilo vintage, hidráulicas, trenzadas, madera… Con ellas puedes conseguir matizar o intensificar la decoración de cada espacio.

Aptas para suelo radiante

Cada vez son más personas las que optan por incluir el suelo radiante en sus reformas o que escogen viviendas de obra nueva con esta característica. Este tipo de alfombras son aptas para el suelo radiante, algo que suele ser bastante desconocido. De esta forma, puedes optar por un sistema de climatización innovador sin tener que renunciar a la decoración y personalización de tu hogar.

Antideslizantes

Las alfombras de vinilo son antideslizantes, por lo que son aptas para zonas con mucha humedad como puede ser el baño, pudiendo decorar cualquier espacio a la par que se evitan los típicos resbalones.

Fáciles de limpiar

A diferencia de otros materiales, con el vinilo se tiene la suerte de que es facilísimo de limpiar. Lo primero es que son muy resistentes al agua y a las manchas, lo siguiente es que no necesitan una limpieza periódica, ni las tienes que aspirar ni si quiera fregar habitualmente.

Cuando lo necesites, le pasas la escoba y la fregona y listo. Al ser una superficie lisa no hay zonas donde se pueda acumular el polvo o que sea difícil de quitar, por ello también son ideales para personas alérgicas.

Separan espacios

Hace unos años comenzó a llevarse mucho las cocinas abiertas o la cocina comedor o directamente cocina salón. Pues bien, una opción para separar esos espacios a nivel visual sin que implique que se pierde esa maravillosa sensación de amplitud es la de utilizar alfombras vinílicas.

Lo más utilizado en estos casos es una alfombra vinílica para la cocina o para la zona de comedor, de forma que te aseguras que esa parte tenga el suelo más protegido a la vez que decorado. Realmente, queda fenomenal y al ser fácil de limpiar, y resistente a las manchas, es una apuesta de decoración segura.

Disponibles para el exterior

Puedes encontrar alfombras vinílicas para la terraza, el porche o incluso para la zona de la piscina. Solo tienes que fijarte en las características específicas de cada modelo porque este tipo de alfombra puede aguantar las inclemencias meteorológicas sin problema. A pesar de estar fuera, son resistentes al sol, no pierden el color ni el diseño.

Decoración cálida

Solemos pensar que la calidez la da una textura o un tejido concreto pero ¿qué pasaría si nos encontramos con una impresión de ese material tan bien hecha que no se puede diferenciar a simple vista? Entonces ¿se puede decir que aportan la misma calidez a la estancia?

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar