Un hogar más accesible para personas en silla de ruedas. ¿Cómo adaptar el baño?

Las personas con alguna discapacidad física necesitarán de un hogar completamente accesible para facilitar su vida diaria. El baño, es uno de los espacios que imperativamente deben ser accesibles para que la persona en silla de ruedas evite caídas u otros riesgos.

Además de un baño adaptado a sus necesidades, en ocasiones necesitarán asistencia para ducharse. Te contamos cómo proporcionar una higiene segura y efectiva para personas en sillas de ruedas.

Conocer la condición física de la persona en silla de ruedas

Uno de los elementos que deben tomarse en consideración a la hora de bañar a una persona que se desplaza con ayuda de una silla de ruedas consiste en identificar su grado de discapacidad física, pues en función de esto será necesario tomar ciertas medidas adicionales para proporcionarle su higiene.

En estos casos es necesario adaptar el cuarto de baño con artículos de ortopedia que faciliten el desplazamiento de la persona con discapacidad, al momento de proporcionarle su baño diario.

Para la adaptación de este ambiente se tomarán en cuenta sillas especialmente diseñadas para ducha, ideales para aquellas personas dependientes que no pueden permanecer de pie. De esta manera sentirán seguridad y autonomía al ducharse, además de disfrutar de este relajante momento en su rutina diaria.

Es muy importante que la sala de baño cuente con tablas o bancos de transferencia que le permitan a la persona discapacitada llegar hasta la bañera, o en su defecto poder sentarse en una silla debajo de la ducha. Todos los artículos deberán estar al alcance de su mano y colocados de forma estable para evitar que esta persona corra el riesgo de sufrir una caída.

¿Cómo duchar a una persona discapacitada?

Las personas que permanecen en silla de ruedas tienen una condición de movilidad reducida, lo que implica que necesitan el apoyo de otras personas para la realización de muchas actividades, dentro de las cuales está tomar una ducha.

Cuando se va a duchar a una persona en silla de ruedas, es necesario seguir algunos pasos básicos, como los que se indican a continuación:

  • Acondiciona previamente todo lo necesario para la ducha dentro del cuarto de baño.
  • Traslada a la persona mediante la silla de ruedas hasta el baño, proporcionándole ayuda para quitarse toda la ropa en caso de que sea necesario. Esta labor debe ser manejada con discreción y permitirle privacidad si la necesita.
  • Ofrece asistencia a la persona discapacitada para que pueda llegar hasta la bañera o silla colocada bajo la ducha.
  • Permite que realice su aseo personal si cuenta con las condiciones físicas para hacerlo, en caso contrario préstale tu ayuda durante su baño.
  • De forma similar se realizará el secado del cuerpo de esta persona con la toalla o paño, dejando su piel completamente seca para ayudarle a llegar nuevamente a la silla de ruedas donde se vestirá solo o con tu ayuda.

Como persona encargada de ayudar a un paciente con discapacidad motora, debes conocer todo en cuanto a su condición física y los cuidados necesarios para el mantenimiento de su piel mediante lociones o hidratantes.

Todo esto es parte de las técnicas que emplearás para su aseo al igual que la realización de masajes si le fueran indicados.

Otros métodos de higiene para personas en silla de ruedas

Cuando una persona tiene dificultades de movilidad, incluso luego de ser sometida a una cirugía o padecer una lesión física a causa de un accidente, puede requerir movilizarse mediante una silla de ruedas y esto implica un gran esfuerzo a la hora de ducharse.

Es posible que no todas estas personas cuenten con una silla de baño  apropiada o simplemente su condición física les impida mantenerse en ella. En este caso existe la alternativa de proporcionarles higiene en cama, con un recipiente de agua tibia y compresa limpia, mediante la cual se lavará su cuerpo de los pies a la cabeza.

No obstante, es importante tener presente que este tipo de higiene puede aumentar sus riesgos de sufrir infecciones o alergias

Importancia del aseo para una persona en silla de ruedas

Las personas con dificultades de movilidad necesitan recibir una ducha con frecuencia, aunque esta sea de corta duración, pues permanecer sentadas por largas horas aumenta sus probabilidades de desarrollar llagas y otras afecciones en su piel, las cuales requieren de una adecuada higiene para evitar su proliferación e infecciones.

Lo ideal es contar con un área especialmente acondicionada para suministrarle la ducha a esta persona, con barras mediante las cuales pueda sujetarse al realizar su desplazamiento y sillas especiales para recibir el baño de forma eficiente y segura.

También te puede interesar